Trampa para mosquitos hecha con manos propias

¡Él tomó un cuchillo y una botella de plástico para decir adiós a las picaduras de mosquitos!

¡El verano es una temporada mágica! Rebosante de flores y bellos sonidos de la naturaleza, razón por la cual sientes tantas ganas de abrir todas las ventanas de tu casa, a sus anchas. Sin embargo, todo paraíso tiene un pero… ¡Los mosquitos! Esos pequeños insectos voladores siempre están al asecho, esperando la primera oportunidad para colarse en tu hogar.

Seguramente encontrarás en el mercado una gran variedad de trampas eléctricas y mecánicas para combatir esta plaga voladora. Sin embargo, estas suelen ser bastante molestas y no del todo efectivas, sin contar los nocivos componentes químicos de algunas de ellas.

Pero no te desanimes, ¡Qué pasada! tiene la solución… Esta simple y eficaz trampa casera te ayudará a disfrutar de la temporada de verano como se debe, sin preocupación alguna. ¡Prueba y verás!

Trampa casera para mosquitos

NECESITARÁS:

  • 50g de azúcar
  • 1 g de levadura
  • 200 ml de agua caliente (temperatura no más de 40°C)
  • botella de plástico vacía

PASOS A SEGUIR:

1. Toma una botella de plástico vacía y córtala, tal como se muestra en la imagen.

2. Luego, agrega el azucar y el agua hirviendo. El azúcar cruda o de caña es la ideal.

3. Deja la mezcla enfriar a 40°C, antes de agregar la levadura. De lo contrario, esta morirá y el cebo no será efectivo. Añádele una cucharada de levadura a la mezcla resultante, sin remover.

4. Para que el azúcar se disuelva puedes echarle el agua hirviente de antemano, pero después, es necesario esperar hasta que la mezcla se enfría — su temperatura no debe superar 40ºC. De otra manera, la levadura se muere, y el cebo no funcionará.

Coloca el cuello de la botella sobre la parte inferior, a modo de embudo. Ambas partes de la trampa deben encajar perfectamente entre sí, de lo contrario los mosquitos podrían escapar. Para ello, te puedes auxiliar de cinta adhesiva.

5. ¡Eso es todo! ¡Tu trampa casera para mosquitos ya está lista! Ahora solo tienes que buscarle una ubicación perfecta, y esos inoportunos parásitos voladores no te volverán a molestar.

Si quieres obtener mejores resultados, envuelve la trampa en un papel opaco o un paño, pues estos insectos aman la oscuridad. Además, esta trampa solo es efectiva durante una semana, por lo que luego necesitarás renovar la mezcla.

¡Pero vale la pena! De esta forma, no solo evitarás los molestos zumbidos, sino una posible transmisión de enfermedades peligrosas… Así que comparte este truco con tus amigos. ¡Esta sencilla, económica y efectiva trampa para mosquitos, hecha con manos propias, te garantizará un sueño tranquilo con ventanas abiertas, en las cálidas noches de verano!