iPhone en un cuadro del año 1937

En esta pintura de 1937, de repente, encontraron… ¡Un iPhone! ¿Qué misterio está pasando aquí?

En el lejano 1937, el artista abstraccionista italiano Umberto Romano pintó la pintura «Mr. Pynchon y el asentamiento de Springfield». En el lienzo, el italiano pintó al colonizador inglés William Pynchon, quien conquistara parte del continente norteamericano.

Cerca del héroe, observamos a algunos representantes de la población indígena de América, con sus ropas tradicionales. Uno en particular, sostiene un objeto, que si te fijas bien… ¡¿Un iPhone?!

La sospecha de que el indio tuviera en sus manos un gadget proveniente del siglo 21, ha llamado mucho la atención de la gente. Y más, cuando el hombre atado a su lado, se inclina, como si intentara mirar en la pantalla del teléfono… Algo muy interesante, ¿verdad?

Tal vez, el indio estuviera mirando, por primera vez, los mapas de Google Earth, o nunca antes utilizó el servicio de YouTube. Sin embargo, otras personas representadas en la imagen se muestran completamente indiferentes a un dispositivo tan avanzado para esos tiempos.

Este tema fue observado por el editor de Motherboard, Bryan Anderson cuando leyó un artículo del historiador Daniel Crown sobre William Pynchon. Sorprendentemente, William Pynchon fue un antepasado del escritor estadounidense Thomas Pynchon, que nació el mismo año que Romano pintó este cuadro.

El propio historiador afirma que el objeto de la imagen no es exactamente un iPhone, ni siquiera un teléfono, en absoluto. Lo más probable es que el indio tuviera un espejo en sus manos, ya que, en ese tiempo, los indios amaban las bagatelas que los europeos les daban, a cambio de joyas.

También, hay varias versiones que dan respuestas a lo que realmente está en manos del indio. Algunos dicen que es un libro de bolsillo, otros que es la hoja de cuchillo. Los hay que piensan que se trata de algún tipo de objeto de metal.

La experta en la historia de la población indígena de América, Margaret Bruczak se inclina por la versión de la placa de metal. También, señaló que la mayoría de los objetos del cuadro de Romano son falsos, como si el artista nunca los hubiera visto en su vida, sino que simplemente utilizó su imaginación.

Esta no es la primera vez que los apasionados tratan de encontrar una imagen de gadgets modernos, o incluso viajeros en el tiempo, en los cuadros o fotografías antiguas. Como consecuencia, ya resulta difícil entender lo que los autores realmente retrataron en sus lienzos.

¿Conoces otros ejemplos de pinturas, que muestran objetos extraños? Colabora con tus curiosidades en los comentarios, y de paso, comparte este artículo con tus amigos.