Voluntarios ayudan a una anciana de 90 años

Esta viuda, de 90 años, debía pagar una multa por algo que no cometió. Pero, entonces llegaron ellos…

Sobre nuestra protagonista de hoy, Agnes, una anciana americana de 90 años, cayeron un montón de problemas. Pero, gracias a la ayuda de un grupo de «ángeles», la viuda supo hacer frente a las dificultades.

Un pariente egoísta usó el patio trasero, y la casa de la pobre anciana, como un vertedero. Tanto fue, que los vecinos de la abuela se quejaron a las autoridades de la ciudad, y amenazaron con cobrarle una multa diaria de 2.500 dólares, si no eliminaba toda la basura.

Agnes no podía hacer frente a la limpieza ella sola. Después de la muerte de su marido, su salud quedó muy reservada, y apenas podía caminar. Su destartalada vivienda apenas tenía un techo, y los insectos entraban y salían a su antojo.

Desesperada, la anciana llamó a un servicio social especial, y pidió ayuda. «Inmediatamente, ellos llegaron y limpiaron todo el patio», la viuda no oculta sus emociones en su entrevista, «Son unos verdaderos ángeles».

Con el fin de arreglar el techo de la anciana, el servicio necesitaba la ayuda de varios voluntarios más. Los residentes urbanos accedieron con gusto a ayudar a la abuela, de forma gratuita.

Los voluntarios repararon el techo, plantaron macizos de flores en el patio, pavimentaron con azulejos el camino de la acera, limpiaron el cobertizo, el garaje y el patio trasero, y llevaron toda la basura al basurero. Al terminar, Agnes repitió: «Mis pequeños ángeles, nunca los olvidaré. Los quiero».

Además, los buenos samaritanos le preguntaron a la abuelita que le gustaría recibir como regalo. Ella respondió sin titubear: un aire acondicionado. ¡Al final de la especial operación de limpieza, el sueño de la abuela se hizo realidad!

Si deseas conocer los detalles de este suceso, ¡Qué pasada! te anima a ver el siguiente video. Te lo advierto: ¡Puedes preparar un pañuelo!

¡Qué maravilloso que en el mundo todavía existe gente buena, dispuesta a brindar ayuda a un extraño, en un momento difícil! Gracias a ellos, el mundo se vuelve más amable y más hermoso.
No te arrepientas de dar un paso tan humano como este. Comparte esta brillante historia en tu página en las redes sociales.