Víctimas de las cirugías plásticas

¡Es imposible ver estas imágenes sin lágrimas! Las celebridades que han sido víctimas de las cirugías plásticas…

La cirugía plástica últimamente ha cobrado mucha popularidad, sobre todo entre las celebridades y personas famosas. Esta rama de la cirugía es muy importante para ayudar a corregir los defectos en la apariencia de personas que han sufrido alguna lesión o deformidad. Sin embargo, encontrar a un buen profesional del bisturí no es una tarea fácil…

Por otra parte, lo cierto es que muchos pacientes recurren a estas cirugías solo para darse el lujo, no por necesidad… ¡Estas personas tal parece que se han dado a la tarea de encontrar cada vez nuevos defectos a corregir! Solo imagina que sucedería si el paciente coincidiera con un cirujano poco eficiente… Este riesgo lo puede correr cualquier persona, incluso las estrellas famosas.

¡Qué pasada! te propone conocer la triste experiencia de estas 9 celebridades que fueron víctimas de cirugías plásticas mal practicadas.

Amanda Lepore
Seguramente has visto en la red alguna que otra foto de esta modelo transexual estadounidense, pero te sorprenderá saber que su historia no es tan popular como pudiera parecer. Nacida bajo el nombre de Armand, a los 11 años decidió que quería ser una chica, y no descansó hasta conseguirlo.

Cuando en 1984 finalmente se sometió a una operación de cambio de sexo, la nueva Amanda quiso seguir modificando su apariencia mediante numerosas operaciones complejas: cirugías de pecho y trasero, rinoplastia, cambio en la forma de la frente y los ojos, la eliminación de costillas… Amanda desafió al mundo labrándose una carrera como modelo pero hoy, a sus 58 años de edad, no es más que una caricatura de sí misma…

Mickey Rourke
Es cierto que los hombres son mucho menos propensos a recurrir a la cirugía plástica que las mujeres, pero algunos sí van en busca de una belleza artificial.

Un duro ejemplo del fracaso de la cirugía plástica está en la piel del otrora niño mimado de las mujeres Mickey Rourke. La cirugía en su caso pudiera estar justificada, puesto que Mickey era un boxeador profesional, que debió recurrir a la cirugía para corregir las consecuencias de su carrera deportiva. Sin embargo, el resultado no fue muy favorecedor…

Donatella Versace
De esta famosa diseñadora de moda, hermana y socia de Gianni Versace, podría decirse que no necesita nada en la vida… pero ella no está conforme. Donatella quería lucir más joven y tenía el dinero necesario para lograrlo. Ella se practicó una mamoplastia y se ajustó en varias ocasiones la forma de la nariz y los labios, entre otras cirugías. El resultado: un puesto de honor en esta colección.

Jocelyn Wildenstein
Esta es otra estrella particularmente famosa por su apariencia luego de una cirugía plástica. Ya es difícil encontrar una celebridad que no haya sido alterada en alguna medida por las manos de un profesional del bisturí. Para los cirujanos plásticos nada es imposible… ¡todo puede modificarse! Este es un resultado de 4 millones de dólares.

Renée Zellweger
Puede que no sea justo nombrar a Renée como una víctima de la cirugía plástica, en todo el sentido de la palabra, pero son muchos los fans que consideran que la actriz ha perdido su encanto, luego de realizarse la cirugía. Dejamos la opiñón en tus manos.

Christina Ray
En el caso de Cristina, es imposible acusar a los expertos: ella recibió exactamente lo que quería, solo que un poco exagerado ¿No te parece? Christina Ray, de San Petersburgo, de niña decidió que quería imitar el estándar de belleza representado por Jessica Rabbit, de la película «¿Quién engañó a Roger Rabbit?». Desde entonces, la estrella comenzó a avanzar con paso firme hacia este objetivo. Bueno, el resultado… esa es otra historia.

Cada persona desea ser hermosa y busca la perfección, usando los métodos que tiene a su alcance. Pero en cualquier afán lo importante es conocer la medida justa… los excesos pueden resultar fatales. Si estás de acuerdo, comparte este post con tus amistades, para que conozcan los riesgos de una mala realización de cirugía plástica, que puede convertir la belleza esperada en lo opuesto.