Una estatua que refleja el dolor de la perdida

«Ángel de la pena», una estatua de piedra que sufre… ¡Una historia maravillosa!

Desde Estados Unidos nos llega la emotiva historia de una estatua, mundialmente conocida como «El ángel de la pena». Esta obra de arte surgió de la inspiración del escultor, poeta, crítico del arte y editor estadounidense, William Wetmore Story, nacido el 12 de febrero de 1819.

Aunque al principio quiso seguir los pasos de su padre en el mundo de las leyes, llegando a graduarse de abogado en la Harvard Law School, William finalmente decidió abandonar su brillante carrera para dedicarse a una de sus mayores pasiones, la escultura. Por esta razón, y siguiendo la voz del instinto, se fue a vivir a Roma.

Algún tiempo después, unió su vida a la de su amada Emelyn Story, quien le dio tres hijos, también dedicados al mundo del arte.

El 7 de enero de 1895, su querida esposa le dijo adiós, por lo que artista, ya de 77 años de edad, decidió demostrar todo el amor que sentía hacia ella, esculpiendo sus sentimientos en una sus más famosas esculturas de mármol: El «Ángel de la Pena» o «Angel of Grief», en inglés.

Esta estatua, la última obra del escultor, se encuentra en el Cementerio Protestante de Roma, justo donde años después reposara su creador, al lado de su amada esposa. En la tumba se puede leer la siguiente inscripción:
«Este monumento es el último trabajo de W.W Story, realizado en memoria de su amada esposa».

Hoy en día, la escultura es una obra de arte muy visitada en Italia, aunque también existen réplicas del monumento en varios lugares del mundo, como en Costa Rica, Canadá, El Reino Unido y Little Rock (Arkansas)…

Como dato curioso, en la actualidad, el término que da título a esta obra de arte, suele usarse para describir a la mayoría de las esculturas de este estilo.

Por su sublime belleza, y por el toque nostálgico que despierta, la imagen de la estatua ha servido de inspiración para las portadas de diversas bandas de rock, como Evanescence (EP Evanescence) y Nightwish (Once).

Si le prestas atención a los esquicitos detalles de la escultura, podrás apreciar dos cosas: el gran talento del artista, y el gran amor que este sentía por su querida esposa.

Tanto la quería que, al perderla, la pena lo consumió, una pena tan grande que un ángel de piedra es capaz de transmitir… ¿Qué te parece esta obra de arte? ¡Impresionante, ¿verdad?! Por eso, muéstrasela a tus amigos de las redes sociales, para que conozcan además un poquito de su historia…