Una casa hecha de un cobertizo

Cuando esta pareja compró el cobertizo, muchos los dieron por locos, pero… ¡Observa qué salió de esto!

En el balneario turístico Panama City, estado Florida, en la costa del Golfo de México, se vendía por partes una hacienda. Y sí la casa encontró rápidamente a un comprador, no fue así el destino del terreno aledaño que contenía una grande construcción. A esa nadie la quería comprar, pese al atractivo precio.

Los potenciales compradores temían el futuro desarrollo del lugar. Después de todo, casi no quedaba sitio para construir una casa allí. Y llevar a cabo la reconstrucción capital de un garaje, combinado con un granero y un taller… Era mucho riesgo, y nadie se atrevía.

Sin embargo, este sitio atrajo la atención de Debbie, una mujer local que, luego de pensar un poco, decidió simplemente convertir la dependencia en una residencia especial.

Mirando esta granja, era difícil imaginar que se pudiera convertirla en una vivienda de ensueño. ¡Pero Debbie lo hizo!

En solo dos meses, para ser exactos 62 días, el antiguo garaje se transformó en una casa elegante y con estilo. Al mismo tiempo, ¡todo el trabajo de acabado fue hecho por las propias manos de Debbie y su marido! Solo contrataron especialistas para colocar el nuevo cableado.

El diseño de interior fue al estilo vintage. La pareja recurrió a esta idea para matar dos pájaros de un solo tiro. ¡El interior no solo quedó muy bonito y elegante, también económico! Debbie y su marido simplemente repararon los muebles viejos, para darles una nueva vida.

Parte del mobiliario para el nuevo hogar fue traído de su antigua casa, y el resto lo compraron.

El nuevo inmueble incluso tiene una real chimenea. Debbie incluso la adquirió gratuitamente, solo había que ir a buscarla a casa de su antiguo dueño. Desde luego, en el interior le colocaron una chimenea eléctrica que la pareja trajo de la anterior residencia.

Toda la casa está decorada en el mismo estilo retro. Una vez dentro, se puede apreciar la hermosa combinación de los tonos azul y blanco. ¡Inmediatamente te das cuenta que se trata de una casa creada con amor!

Fuera de la casa, encontrarás un patio muy acogedor, donde puedes descansar cómodamente, en sillas de mimbre, a la sombra de frondosos árboles.

Si miras el interior de las habitaciones, es difícil pensar que todo ha sido creado por la pareja. Hay que reconocer que Debbie tiene un excelente sentido del estilo. Más aún, esta idea le propició un ahorro sustancial de dinero a la pareja. Los diseñadores profesionales habrían requerido por esta belleza… ¡un montón de dinero!

Esta casa de ensueño fue creada gracias a las habilidades, la dedicación y el amor con que Debbie y su esposo asumieron la tarea. ¡Hasta me entraron deseos de coger herramientas y diseñar mi propio hogar con un estilo similar! Comparte este post con tus amigos, para que conozcan ¡cómo se puede transformar un simple granero en una residencia maravillosa.