Trazas de arsénico en el arroz

3 pruebas de que cocinar el arroz con el método tradicional puede ser muy peligroso.

¡El arroz es un alimento universal, muy popular en casi todas las culturas culinarias! Existen muchas formas de cocinarlo, pero tal vez la más tradicional consiste en agregar dos partes de agua por una del cereal. Esta es la manera más sencilla de preparar el arroz seco.

Lo hacemos ya, por instinto, hirviéndolo en una cacerola, hasta que el agua se haya vaporizado, pero… ¿Qué pasa con el arsénico que forma parte de los fertilizantes y pesticidas, que contaminan el arroz que crece en los campos?

El arsénico, un elemento natural presente en el suelo y el agua, es muy tóxico, sobre todo si está en forma de arsénico inorgánico (iAs). ¡Está clasificado como una sustancia carcinógena de primera categoría por la Unión Europea!

Por lo general, la gente piensa que, mediante el proceso de cocción, puede librar al arroz de las trazas de arsénico, pero no es así. Esto sólo sucede si, previamente, dejamos el arroz en remojo, durante la noche anterior.

Hace poco, Andy Meharg, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Queens, en Belfast, en el programa «Trust me, I’m a doctor» (‘Confía en mí, soy doctor’) de la BBC, probó tres formas de cocinar el arroz, para investigar cómo se alteraban sus niveles de arsénico.

El contenido de arsénico en el arroz es 10-20 veces mayor que en otros cereales.

El primer método fue el tradicional: dos partes de agua por una de arroz, la clásica medida utilizada por todos. Y como resultado, los niveles de arsénicos se sostenían en niveles altos.

El segundo método consiste en utilizar cinco partes de agua por una de arroz, y lavar el exceso de agua. Este método redujo los niveles de arsénico a la mitad. Pero el tercer método: remojar el arroz durante la noche previa a cocinarlo, ¡logró reducir los niveles de arsénico hasta un 80 por ciento!

El arroz integral contiene generalmente más arsénico que el arroz blanco.

El experimento hecho por la BBC arrojó que el método más seguro consiste en:

  1. Remojar el arroz durante la noche.
  2. Lavar y enjuagar bien el arroz, hasta que el agua esté completamente limpia.
  3. Hervir el arroz en una cacerola, con una proporción de cinco partes de agua por una parte de arroz.

El arroz contiene 10-20 veces más de arsénico que otros cereales. Esto se debe fundamentalmente a la forma de cultivo del arroz, bajo condiciones inundadas, lo que potencia la absorción de la toxina.

La BBC decidió hacer este experimento, simplemente para saber más acerca de este tema, ya que son muchos los medios que afirmaban que los niveles de arsénico en el arroz podrían ser preocupantes.

Según el profesor Andy Meharg, quien ha trabajado en este campo durante décadas, el Basmati podría ser la variedad de arroz con los niveles más bajos de arsénico, mientras que el arroz integral contiene más arsénico que el arroz blanco, debido a la cáscara.

Importante información, ¿no crees? Este elemento químico puede ser muy peligroso, por eso, protege tu salud y la de tus seres queridos, tomando en cuenta los consejos antes expuestos, y no olvides compartir este post en tus redes sociales…