Superación de la Octomom

Cuando esta actriz porno se quedó embarazada la 7a vez, optó por dar a luz. Pero el destino le hizo un regalo inesperado…

La increíble historia de la Octomom, si incluirías todo el relato de su escabrosa y dura vida, daría con creces para una película de Hollywood.

Natalie Suleman ha sido duramente criticada por su alocada decisión de tener ocho hijos más, ¡cuando ya tenía seis! Ahora esta joven mujer se defiende a por todas, diciendo que solo quería uno más y que aceptó lo que le tocó, porque no está de acuerdo con la idea del aborto.

Su decisión de madre ha generado polémica a lo largo de EEUU, garantizándole el lugar de protagonista en diferentes show de televisión. Como era de suponer, la Octomom ha sido acusada por muchos de fraude y por deseos de obtener ingresos luego de un pasado en la industria porno. Ahora la pregunta es: Cómo ha cambiado su vida, después de convertirse en la madre de octillizos, tras una fecundación «in vitro».

Su historia, seguida fielmente por la opinión pública, ha demostrado ser una verdadera historia de superación. «Tuve que matar a mi personaje en un intento de salvar mi vida y sacar adelante a mis niños», — esas eran sus palabras en una entrevista a Daily Mail.

Natalie Suleman, en su juventud conocida como Nadya, se sentía profundamente avergonzada por la deshumanización y explotación del mundo del porno. «Estaba tan avergonzada de mí misma que empecé a tomar medicamentos… Habría muerto por sobredosis si no lo hubiera dejado», — revela la mujer sus experiencias de aquellos años. Hoy Natalie se muestra orgullosa de sus hijos y de la nueva vida que lleva.

¿Sin embargo, cómo pudo suceder que Natalie quedara embarazada de ocho? Optando por una fecundación «in vitro», ella señaló que solo quería uno más. Y en realidad, no era muy común que todos llegaran al éxito. Pero la Vida tenía otros planes para esta mujer. El resultado fue el nacimiento de ocho hijos: Juan, Nariyah, Josiah, Maliyah, Isaías, Noah, Jeremiah y Makai.

Comezaron los días duros, y sin esperanza de ayuda… Luchando para llegar a fin de mes y garantizar la alimentación de sus 14 hijos, Suleman terminó haciendo otra película porno y sesiones de bikini para pagar las facturas. «Todo lo que hice fue por dinero para poner comida en la mesa», — comentó la mujer. «Esos dos años fueron tan oscuros. Descendí por un camino muy oscuro y destructivo».

Los medios la criticaron sin cesar por hacerse operaciones de senos y abdomen, pero ella se defendió indicando que eran las consecuencias del parto, y que necesitaba cuidar su imagen que era la fuente de sus ingresos. Ahora, Natalie reconoce que fue un error, y que no aconsejaría a ninguno de sus hijos la cirugía plástica.

Muy consciente de que su vida debe cambiar, Natalie decidió dejar atrás la industria porno y buscar un trabajo. «Toda madre soltera sabe los sacrificios que tiene que hacer», — explica la mujer. Y lo encontró — como enfermera en el Condado de Orange.

A finales de 2014, su madre murió de cáncer de ovarios. Poco después, su padre alcohólico le reveló su plan de «beber hasta morir». Natalie hizo de todo para evitar que lo hiciera, pero un accidente en una recaída lo dejó tetrapléjico.

Pero la cadena de desgracias parecía no tener fin. Es como si la Vida misma se propusiera probar la fortaleza de la mujer. Dos hijos de Suleman son autistas, y uno tiene graves problemas de salud. Se llama Aidan, no puede hablar y necesita cuidados especiales las 24 horas del día. La propia Natalie, a causa de su embarazo, ha sifrido un daño severo en la espalda. Los médicos están sorprendidos de que es capaz de mantenerse mucho tiempo de pie.

A pesar de los impresionantes desafíos, durante los últimos tres años y medio, Suleman ha trabajado como consejera y terapeuta familiar, sin recibir ayuda por el cuidado de los niños o las tareas del hogar. «Antes, yo ya trabajé como enfermera psiquiátrica durante una década», — dice Natalie. «He estado ayudando a drogadictos y alcohólicos. Es un trabajo duro, pero no es el trabajo explotador del porno».

Sobre el hecho de tener otro hijo, teniendo ya seis, se justifica con que siempre soñó tener una familia grande. «Fui tonta, pero mis hijos no fueron un error. Ahora estoy casada con mi familia y mis hijos, y no pienso separarme de ellos y dárselos a un extraño».

El lujo de echarse una siesta, la Octomom solo tiene un par de veces a la semana. ¡El resto del tiempo es un verdadero caos! Pero la orgullosa mamá afirma que «somos un equipo y nos ayudamos unos a otros». Todos los octillizos, gracias a la constante atención de la madre, siguen una dieta sana, vegetariana. La familia participa regularmente en las carreras que se celebran para aumentar la concienciación acerca del autismo.

La vida cambia, y nosotros seguimos cambiando, a la par de sus enseñanzas. Natalie Suleman sigue por la vida y espera que el público cambie ahora su opinión de ella. Le deseamos de corazón a esta valiente mamá la felicidad de la vida familiar que tanto había soñado en su dura niñez. Esperemos que la Octomom sea un ejemplo de que cambiar la vida está en nuestras manos y nunca es tarde.

Si encontraste interesante este artículo, no olvides dejar tu opinión abajo y compartirlo con tus amigos en las redes sociales.