Compartir

Por qué no podemos dejar de sacar una pierna de debajo de las sábanas por la noche

Mi abuelo siempre decía que un sueño confortable era garantía de una mañana vigorosa; y es verdad. De hecho, los médicos y científicos nunca se cansan de repetir lo importante que es un sueño de calidad y de una duración adecuada para la salud en general. Y resulta que el hecho de que saquemos el pie por debajo de la manta tiene una conexión directa con esto.

SUEÑO CONFORTABLE

Todo se debe a la temperatura. La ciencia ha determinado que la temperatura ideal para dormir es de 18,3 grados. Y es la baja temperatura uno de los factores más importantes que garantizan un sueño de calidad.
Como puedes imaginar, esto está lejos de ser el caso en la mayoría de los apartamentos. Simplemente, no es habitual que muchas familias ventilen los dormitorios. Por lo tanto, incluso en invierno, muchos duermen congestionados, porque temen liberar el valioso calor. Qué irónico que en esta situación, el calor excesivo solo nos perjudique.

© Depositphotos

Por la noche, nuestro cuerpo naturalmente baja la temperatura, y a las 4 de la mañana está en el punto más bajo de todo el día. Si la temperatura del ambiente debajo de la manta supera los 18,3 grados, inconscientemente buscamos refrescarnos.

Por eso, nos surge un deseo irresistible de sacar la pierna de debajo de la manta. De esta forma, liberamos calor de forma más intensa para conseguir el confort. A veces incluso tienes que sacar ambas piernas.

‡агрузка...
© Depositphotos

¿Por qué las pantorrillas y los pies? Esta parte del cuerpo contiene una gran cantidad de derivaciones arteriovenosas en las que se puede depositar sangre. Cuando estás muy caliente, estos vasos se dilatan y entra más sangre en ellos.

Dado que estos pequeños recipientes están muy cerca de la superficie, podemos liberar calor rápidamente; y de modo más eficaz que cualquier otra forma. Por otra parte, esto no influye de forma negativa en el confort, y es como si estuviéramos completamente descubiertos.

© Depositphotos

Realmente necesitamos una manta o una sábana liviana incluso en el verano. Cuando cubrimos el cuerpo durante el sueño, nos sentimos más seguros; la ansiedad se reduce y esto nos ayuda a dormir mejor.

Necesitamos tanto algo para escondernos que a veces, incluso con la temperatura adecuada en la habitación, todavía sentimos la urgencia de calentarnos. Por ello, nos envolvemos en una tela acogedora, eso sí, sacando la pierna para lograr el equilibrio perfecto.

© Depositphotos

¿La pierna que sobresale de debajo de la manta te ayuda a conciliar el sueño? También puedes estar interesado en aprender algunos consejos sobre cómo lidiar con la ansiedad nocturna que te mantiene despierto.

¿Estás de acuerdo con nosotros en este tema? ¡Escríbenos en los comentarios si también lo haces y con qué frecuencia! Danos un Me Gusta y asegúrate de compartir el artículo con tus amigos.

Загрузка...