Secreto de un matrimonio feliz

Este anciano descubrió un secreto que su mujer guardaba celosamente por años: ¡dos muñequitos tejidos y $95.000!

Era un matrimonio feliz que llevaba casado más de 50 años. ¡Toda una vida! Esta pareja no tenía secretos entre sí. Bueno, la esposa ¡sí tenía uno! Hace años, ella le había pedido a su esposo que, bajo ninguna razón, revisara el contenido de una vieja caja de zapatos que estaba guardada el armario.

El marido siempre respetó la petición de su amada esposa y nunca le preguntó acerca de su misteriosa caja… Sin embargo, un día, la esposa enfermó y tuvo que guardar cama. Estando hospitalizada, la anciana tomó la desición de revelar su secreto, por lo que le pidió a su esposo que le llevara la vieja caja de zapatos al hospital.

El anciado regresó a la casa, encontró la caja y la abrió. Qué sorpresa se llevó, al descubrir ¡dos muñequitos tejidos y nada menos que $95.000, en un bulto bien amarrado!

«Pero… ¿Cómo? ¿Por qué?» — solo lograba decir el asombrado viejito.

«Poco antes de casarnos, — le respondió la mujer, — mi abuela me contó cuál era el secreto de felicidad de un matrimonio, libre de peleas y discusiones graves. Ella me aconsejó que, si alguna vez me enfadara contigo seriamente, en vez de discutir, me sentara a tejer, en silencio, una muñequita. Dijo que eso me ayudaría a calmarme».

El anciano se sintió conmovido y con gran emoción, pues en la caja solo habían dos muñecos tejidos… Esto solo podía indicar que, en más de 50 años de matrimonio, su amada esposa solo se había enfadado con él seriamente dos veces. Emocionado, abrazó fuertemente a su esposa y la besó con ternura.

«Pero entoces, ¿de dónde salió tanto dinero?» — le preguntó, confundido.

«Ahh… eso, — le contestó, con una sonrisa. — Ese dinero lo gané de la venta de las muñecas que tejí».

Esta historia es sorprendente y, seguramente, te hizo sonreir. Pero detrás de cada chiste o moraleja hay una gran verdad escondida. Las discuciones fuertes muchas veces sacan lo peor de nosotros, y decimos tantas cosas que realmente no queremos decir y luego lo lamentamos profundamente. Así que cualquier intento de impedir las peleas es más que válido. Tal vez, ¿en verdad vale la pena poner en práctica este secreto? Convivir en paz y armonía es la mayor dicha de una familia.

Si estás de acuerdo, no olvides de compartir esta maravillosa historia con tus familiares y amigos, para que ellos también ¡compartan y disfruten del secreto de un matrimonio feliz!