Rescate de un estudiante casi ahogado

Ellos nadaban en el mar. Segundos más tarde, fueron testigos de un extraño incidente…

Cuando paseas por la playa, a veces da la impresión de que los rescatistas están aburridos y soñolientos en el punto de observación. Sin embargo, cuando el mar está en su apogeo, las olas se amplifican y crecen en tamaño, estos guapos y bronceados chicos entran en función. Elevan una bandera de color amarillo o una de color rojo en señal de alerta: que significa que la natación está prohibida.

Los rescatistas se ponen en estado de alerta, porque las vidas humanas están corriendo peligro.

En las playas australianas, a muchos vacacionistas les encanta atrapar olas grandes, y para ello, allí todo está dispuesto al más alto nivel. Listos en su puesto de observación, los socorristas miran constantemente a través de los binoculares, observando a la gente que está en el agua y en tierra. Algunos recorren la playa en coches especiales, comprobando que todo esté en orden. Los equipos de rescate se comunican entre sí por los equipos de radio.

Un día, uno de estos equipos de rescate fue testigo de un cuadro terrible: a la orilla, en una moto de agua, trajeron a un estudiante coreano que se encontraba en estado de muerte clínica, sin respiración y sin latidos del corazón. Compresiones en el pecho, realizadas profesionalmente, junto con el uso de un desfibrilador, permitieron a los socorristas ponerle en marcha el corazón del joven.

¡Fue un trabajo en equipo muy profesional! El coreano estuvo en estado de muerte clínica durante más de 5 minutos. Si no fuera por la diligencia de los rescatadores, profesionales en su campo, probablemente, el chico no habría sobrevivido. Después de recuperación de la respiración y la expulsión del agua de los pulmones, fue llevado rápidamente al hospital.

Estos equipos de rescate merecen ser reconocidos en todo el mundo, que se sepa sobre su importante labor. Si estás de acuerdo, comparte este video con tus amigos y conocidos de las redes sociales.