Esculturas hiperrealistas en museo de Bilbao

Quienes visitaron esta exposición inusual de esculturas, quedaron estupefactos… ¡Y no es para menos!

Los amantes de las artes plásticas, seguramente, están familiarizados con esta tendencia del arte: El hiperrealismo. El trabajo de los maestros de este género hechiza a todo el mundo, gracias a su precisión y estilo casi fotográfico

Sin embargo, la mayoría de los críticos de las obras hiperrealistas suele arreglárselas para hacer de las suyas, razón por la que la gente creativa siempre anda buscando la manera de ampliar y enriquecer el género. Así es que, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao (España), se inauguró una insólita exposición escultórica, que bien vale la pena conocer.

¡Qué pasada! te propone echar un vistazo más de cerca a estas espectaculares obras de arte.

Esta escultura, del artista Peter Land, se titula «De vuelta al punto de partida», (2015).

La escultura está compuesta de silicona, pelo natural, cuero, cartulina y tela.

El americano Marc Sijan presentó varias obras en la exposición, entre ellas la sensacional composición: «Abrazo», (2014).

Carole A. Feuerman, presentó una escultura, con un provocativo título: «Gemelos», refiriéndose claramente a los pechos de una mujer.

Esta obra tardó más de dos años (2009-2011), en terminarse.

El australiano Sam Jinks sorprendió a los visitantes de la exposición con su escultura «Mujer y niño».

Este trabajo fue presentado por primera vez al público hace unos 6 años, pero todavía causa una genuina admiración.

Otra obra de Sam Jinks: «Mujer arrodillada», (2015).

Los amantes del arte del género masculino, sospechosamente, pasan largo tiempo frente a esta escultura.

La creación del escultor serbio Zharko Basheski: «Persona normal», (2010).

Además de lo usual para las esculturas de este tipo (imitaciones de cabello, silicona y resina de poliéster), el autor también utilizó fibra de vidrio para el «esqueleto».

«Viajero» del escultor americano Duane Hanson, (1989).

«En la esquina», de Marc Sajan, (2011).

Y he aquí una interesante escultura: «Esa chica», del artista americano Paul McCarthy.

Tal vez, este sea el que mayor impacto haya tenido sobre los visitantes a la exposición.

Si bien es cierto que la mayoría de estas obras de arte son bastante polémicas, no se puede negar que son impresionantes y originales, ¿no crees? Por eso, si te gustaron estas esculturas hiperrealistas, asegúrate de compartir sus imágenes con tus amigos de las redes sociales…