Queso mascarpone casero

Queso mascarpone suave hecho en casa: Exquisita delicia de Italia en tu mesa.

El mascarpone es una suave crema de queso, originaria de norte italiano, que se utiliza para la preparación de muchos postres populares. Se puede adquirir en muchos lugares, pero sus precios actuales, francamente, muerden. Pero no te preocupes… ¡Hay una forma de probar esta deliciosa receta que no es nada difícil!

¡Qué pasada! te ofrece una sabrosa alternativa para preparar el más delicado mascarpone de queso crema en condiciones caseras. Solo necesitas prestar un poco de atención para entender los conceptos básicos… ¡Es muy sencillo, ya lo verás!

Queso mascarpone casero
Los ingredientes de esta receta están concebidos para producir 450-500 gramos de queso crema.

INGREDIENTES:

  • 1 litro de crema de leche pasteurizada (contenido de grasa de hasta el 25%, demasiado grasa no es adecuada),
  • 3 cucharaditas de zumo de limón.

UTENSILIOS DE COCINA:

  • Cacerola,
  • Gasa o tela de lino,
  • Colador,
  • Recipiente hondo.

PREPARACIÓN:

1. Vierte la crema en una cacerola limpia y seca. Si dispones de un termómetro especial de cocina, entonces puedes inmediatamente fijarlo a la sartén. Si no tienes, no te preocupes, puedes determinar la temperatura a «ojo», guiándote por tu intuición culinaria.

2. Pon la crema sobre el fuego para que se caliente. Revuélvela para evitar que se queme, llevándola a una temperatura de 85°C (hasta que aparezcan las primeras burbujas). ¡No dejes que hierva!

3. Retírala del fuego, viértele un chorro fino de jugo de limón.

4. Regresa la olla a la estufa y sigue calentando la crema, revolviéndola a fuego lento durante 4-5 minutos, sin que llegue a hervir (temperatura 82-85°C).

5. La cuchara te indicará cuando el producto esté listo. Al principio la crema estará líquida y se escurrirá sin dejar rastro, después se parecerá al yogur… por eso sigue mezclando. La crema estará lista tan pronto se espese y se adhiera completamente a la cuchara.

6. Retira la sartén del fuego y déjala enfriar hasta 50-40°C (aproximadamente 30 minutos).

7. Cubre el colador con una gasa en 5-6 capas o un paño de lino y colócalo en una escudilla. Vierte la mezcla en un colador.

8. Escurre el suero, uniendo los extremos de la tela. Si has hecho requesón casero con anterioridad, esta etapa ya te será conocida. No es necesario aplicar presión adicional, solo revolver con la cuchara y desprender los restos de la crema de las paredes de la tela, aglutinándolos en el centro.

9. Cuando el suero deje de gotear activamente, coloca la tela en el colador y debajo ponle un plato y una jarra de agua. Finalmente coloca la crema en el refrigerador durante 9-10 horas.

¡Este delicado queso mascarpone, ideal para tiramisú y cheesecake, está listo! Y también lo puedes degustar con pan… Por cierto, no deseches el suero resultante, lo puedes utilizar para hacer panqueques o muffins.

Esta maravillosa propuesta será todo un ahorro para tu bolsillo, la próxima vez que desees elaborar alguna receta que utilice queso mascarpone… ¡Disfrútala y compártela con tus amigos!