Planta fertilizada con aceite de ricino

Ella le añadió un ingrediente secreto a su maceta de flores. ¡Así nació un milagro!

Adoro las florerías, esos pequeños paraísos de ensueño… Los arreglos florales, los hermosos ramos en sus jarrones, el perfume que invade el lugar… ¡Nadie puede evitar deslumbrarse ante tanta magia de colores!

El secreto de tanta belleza es muy simple: todo ser viviente necesita comer. Si la planta no se alimenta adecuadamente, nunca podrá lucir su exuberante follaje y hermosas flores.

Generalmente, la falta de vitaminas y oligoelementos en la dieta de una planta provoca que se enferme. Si tu amiga verde está mustia, tal vez esté pidiendo a gritos un menú que incluya no solo agua.

Muchos jardineros experimentados recomiendan el aceite de ricino como complemento durante la floración. ¡No te imaginas cuanto puede cambiar la planta con la ayuda de este ingrediente secreto!

¿Cómo fertilizar tus plantas?

NECESITARÁS:

  • aceite de ricino,
  • agua.

PROCEDIMIENTO:

  1. Llena una botella con un litro de agua y añádele una cucharadita de aceite de ricino.
  2. Cierra la tapa herméticamente y agita bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. El aceite debe dividirse en pequeñas fracciones (gotas), a fin de no quemar las raíces de la planta.
  4. Luego de agitar bien, agrega la mezcla a la planta.

Si tu planta suele florecer una vez al año, no necesitas volver a fertilizarla. Si, por el contrario, florece frecuentemente, debes regarla con aceite de ricino una vez al mes.

¡Una planta bien nutrida y rebosante de salud es preciosa! Aplica este truco y notarás el cambio enseguida. Tu amiga verde te lo agradecerá. Comparte este post con tus amigos, para que conozcan el milagro que se produce luego de fertilizar las plantas con aceite de ricino.