Padre maltrataba a sus cuatro hijas

Estas 4 hermanas siempre iban a la escuela con hambre. Pero en casa les esperaba un destino peor…

Desde muy temprana edad, las hermanas Lucci se dieron cuenta que sólo podían confiar las unas en las otras.
Por fuera, la vida de las chicas parecía casi perfecta: Una mansión enorme, una familia rica, un padre y una madre cariñosos, e incluso una piscina privada… ¿Qué más se podía desear? Sin embargo, la realidad era completamente distinta…

El padre de las chicas despreciaba abiertamente a sus cuatro hijas, mientras la madre se mantenía inerte ante aquella situación, e incluso se ponía de su lado.

El desprecio y los gritos, por desgracia, eran bastante frecuentes, hasta que, con el tiempo, el hombre comenzó a recurrir a la violencia física…

Y no solo eso, también les restringió a las niñas la comida. ¡Mientras los hermanos, el padre y la madre comían lo que querían, las cuatro criaturas, a menudo, se morían de hambre!

Y cuando intentaron resistirse, las palizas se hicieron completamente intolerables. ¡El nivel de violencia fue tal, que el canalla, incluso, le rompió a una de sus hijas las manos! ¡Qué barbarie!

En la escuela las cosas eran distintas. Los maestros ni siquiera se figuran la verdadera realidad de la vida de las chicas en casa. Sin embargo, sí se dieron cuenta de que pasaban hambre, y llenos de compasión, de vez en cuando les daban alimentos.

Todo cambió cuando, un día, una de las chicas llegó a la escuela con una herida en la cabeza, y los alarmados profesores enseguida contactaron a la policía…

Dándose cuenta de que el caso había dado un giro inesperado, el padre decidió deshacerse de las hermanas. Así, a la tierna edad de 11 años, las cuatro gemelas entraron a un orfanato. Pero, incluso allí, el canalla no las dejó tranquilas.

Por temor a que las palabras de las chicas denigraran su reputación, el padre mantuvo un registro de las familias de crianza temporal, y luego «procesó» a los padres adoptivos de las niñas.

Afortunadamente, las cuatro gemelas, desde su infancia temprana, habían aprendido a confiar solo en ellas, a estar siempre unidas. Y así se mantuvieron, entre orfanatos y familias de acogida…

Continuamente mantenían contacto, y no sólo lograron construir un futuro feliz para ellas mismas, sino que también acorralaron al canalla, y lo llevaron a los tribunales.

Persistentes y obstinadas, las chicas se graduaron de la universidad, y más tarde, todas juntas, comenzaron a presionar al tirano. Los litigios, los testimoniales policiales y discursos ante la prensa llovían a cántaros… ¡No había manera de que el padre pudiera escapar!

Cuando el caso se hizo viral, el público se puso de lado de las hermanas Lucci, por lo que de nada le sirvió apelar al obstinado papá ante el tribunal.

Mientras tanto, el hombre intentó verter lodo sobre sus hijas. ¡Por suerte, ya el opresor no volverá a dañar a las niñas!

Honestamente, es difícil imaginar como un padre sea capaz de hacerles algo así a sus propias hijas. Y no solo él, también la madre, si es que se le puede llamar madre a alguien así… Pero las chicas lograron superarlo todo, y salir adelante, y eso es lo importante.

Si esta historia te horrorizó, compártela con tus amigos.