Padre lactante

Esta foto puede parecer desagradable, pero no te apresures a sacar conclusiones…

Evan Hemel nació siendo una niña. Sin embargo, ya desde muy temprana edad, comenzó a mostrar signos de la transexualidad. Y no por capricho, como muchos podrían pensar, sino a causa de un fallo genético innato.

Durante su pubertad, Hemel comenzó a manifestar claramente las características masculinas. El tiempo pasaba, y su organismo producía más y más testosterona, hasta el punto de que su rostro y cuerpo quedaron cubiertos de pelo.

Por esta razón, a sus 19 años, la chica finalmente decidió convertirse en un hombre y tomó el nombre de Evan. ¡La mayoría de sus nuevos amigos ni siquiera sabían que el joven había nacido en un cuerpo femenino!

Sin embargo, Evan no se apresuró a someterse a una operación de cambio de sexo, ya que este paso le impediría cumplir el sueño de tener hijos propios. No obstante, todo indicaba que el futuro difícilmente le daría la oportunidad de tener un bebé de forma natural, por lo que Evan decidió lanzarse hacia una aventura: la inseminación artificial.

Mediante esta técnica, Hemel podría quedar embarazada. ¡Aunque Evan presentaba niveles extremadamente bajos de hormonas femeninas, aún así, y gracias a la vigilante supervisión de los médicos, fue capaz de concebir y dar a luz a un niño!

Ahora, Evan se desvive por brindarle calor y protección a su pequeño hijo. Hemel admite que, en el futuro, piensa completar su transición transexual, pero sólo lo hará cuando el niño ya no necesite la ayuda de su madre.

El hermano de Evan tomó una fotografía del joven papá, durante el momento de la lactancia materna, y publicó la imagen en Facebook. ¡Sobra decir que esta foto ha causado un alboroto sin precedentes! Y es que las opiniones de la gente están más que divididas. Para algunos, esta escena resultó muy aberrante, mientras que para otros, fue un acto digno de admirar.

Pese a las diferencias, muchos concordaron en que Evan se merecía todo el reconocimiento por su determinación.

La verdad es que contra la naturaleza no se puede luchar. Cada persona nace diferente y debe ser aceptada tal como es. Lo importante es que cada cual se sienta completo, realizado y capaz de alcanzar todos sus sueños para ser feliz… ¿Tú qué opinas? Comparte este post con tus amigos, para que conozcan el caso de Evan Hemel, una chica a quien la genética le obligó a cambiar de sexo, pero que siempre albergó el sueño de ser mamá… ¡Y lo logró!