La otra cara de Nueva York

El reverso de Nueva York: ¿Qué clase de personas viven allí?

Siendo turistas en una gran ciudad, tenemos por costumbre mirar las curiosidades de los lugares por donde pasamos. Pero es probable que ni en un mes puedas verlas todas. Y para poder comprender la esencia de un lugar, es necesario vivir allí un buen tiempo.

Sin embargo, ¿de qué valen todos estos monumentos arquitectónicos sin la gente que vive en la casa vecina por varias generaciones? ¿Quién sabe qué leyendas guardan sus familias? Así que, si estás de acuerdo con la afirmación de que un lugar lo definen las personas que viven allí, entonces, esta colección es para ti.

Y aquí viene la sorpresa… Estas fotos fueron hechas por el ex convicto Donato Di Camillo. En los rostros que aparecen en estas fotos, podrás ver toda Nueva York en su esplendor…

Donato tiene 47 años, de los cuales 10 los pasó en prisión, y sólo ahora tiene la posibilidad de «moverse por el mundo» con relativa libertad. Nueva York cambió radicalmente desde entonces, desde el momento en que el americano lo vio por última vez. Por lo que no es de extrañar que le surgiera el deseo de tomar una cámara y hacer una serie de tomas.

La fotografía le interesó a Donato, estando todavía en prisión. Se pasaba horas contemplando las imágenes en las revistas a color National Geographic y Time, soñando algún día poder hacer algo así.

Fue liberado de la prisión en 2011 por un período de prueba que suponía pasar otros tres años bajo arresto domiciliario. No podía estar fuera de casa más de 36 metros.

El hombre no se molestó por eso: se sumergió en el estudio de la fotografía, observó clases en YouTube, estudió fotoblogs, y los primeros modelos de sus sesiones de fotos fueron escarabajos, plantas y otros seres vivos.

Por último, en 2014, Donato recibió la libertad: se le permitió moverse libremente por todo el país. Fue entonces que inicio su carrera — comenzó a hacer fotografías impresionantes. Al mismo tiempo, comprendió, antes que nada, que él es un fotógrafo de la calle.

Sus fotografías, en su mayoría, reflejan a los que, como él, Donato, viven en el fondo de la sociedad — la gente que normalmente no notamos.

«Me di cuenta que tengo determinados conocimientos que me ayudan a navegar por el mundo de las calles de Nueva York. Soy parte del inconsciente colectivo, el fondo social de esta ciudad, y sin él, no se podría capturar la verdadera esencia del lugar. Y la esencia es solo el pueblo, solo sus rostros», — comparte Donato.

Bueno, sin lugar a dudas, se siente la mano de un verdadero maestro. Y no es para menos — ¿hasta cuándo se puede admirar a las celebridades, bañadas de lujo? Si en un final, ninguno de nosotros nos parecemos idólatras, y la vida es mucho más que la próxima publicación de Kim Kardashian o el divorcio de Brad con Angie. Donato Di Camillo, con su obra, ha probado eso cabalmente.