Niña se atoró con una palomilla de maiz

¡Sobre este peligro deben saber todos! Tragedia casual que costó una vida.

No hay nada más trágico que la muerte de un niño. Pero, por desgracia, en estos casos, el destino es injusto y muy cruel. Este infortunio ha ocurrido en la familia de Alison y Patrick Lawson.

Alison celebraba su cumpleaños. Todo iba muy bien: la familia pasaba juntos, un día lleno de felicidad y diversión. Según la historia, la celebración llegó a su fin y de repente sucedió algo inesperado.

«Al finalizar el día de cumpleaños de Alison, Miranda (su hija de 3 años de edad) corrió hacia la sala de estar. Con los ojos enormes, pero no podía decir nada. El tiempo pareció haberse detenido. Momentos después, la chica se desplomó en el suelo», — dicen los testigos.

El padre comenzó a hacerle compresiones torácicas a la chica. La ambulancia llegó, pero el corazón de la bebé no funcionaba, se había detenido. En la boca no tenía nada, pero en algún lugar de la tráquea, estaba pegado un pedazo de palomita de maíz, que obstruía el paso del aire. Los médicos de camino al hospital fueron capaces de restaurar los latidos del corazón. En ese momento nadie sabía que las consecuencias trágicas aún estaban por suceder.

A su llegada al hospital, los médicos realizaron pruebas y encontraron que el cerebro de la bebé estaba muerto, y el corazón y la función respiratoria sólo eran posibles mediante los aparatos de respiración artificial.

Cuando los padres de Miranda se enteraron de ello, se negaron a creer en la muerte de su hija. Seis meses siguientes, pasaron apelando a los tribunales, tratando de obtener el permiso para mantener con vida a la niña. Pero la bebé murió en noviembre…

Ahora los padres quieren que sobre este peligro sepan tantas personas como sea posible. Para que todos los padres estén prevenidos que, incluso, las palomitas de maíz pueden ser las causantes de muerte. Es importante estar atentos para prevenir accidentes trágicos como este…

Comparte este importante material con tus amigos padres y conocidos. ¡Quizá de esta manera se pueda salvar la vida de alguien!