Se encuentran momias de 300 años en Hungría

Esta mujer y su hija murieron hace 300 años. Hoy sus cuerpos guardan respuestas importantes…

En 1994, los arqueólogos hicieron un descubrimiento muy interesante: En las criptas, bajo una de las iglesias húngaras, fueron encontradas cerca de 250 momias perfectamente conservadas, a pesar de permanecer más de tres siglos bajo la tierra. Los científicos creen que todas estas personas murieron víctimas de la tuberculosis.

En su búsqueda de respuestas, los investigadores escogieron a dos de estos misteriosos cuerpos: Veronika Skripets, de 38 años, y su hija Yohana, de un año. Ambos cuerpos fueron sometidos a un análisis multifactorial.

Mediante este estudio, los científicos pretenden comprender cómo se trataba la tuberculosis en aquel entonces.

Gracias a la tomografía axial computarizada (TAC), los investigadores pueden estudiar los cuerpos desde todos los puntos de vista, sin profanarlos. Luego, pretenden devolver a las momias a su lugar de origen.

Honestamente, resulta terrible observar los cuerpos inanimados de esta madre y su hija, aun después de 300 años. La tuberculosis es una amenaza muy seria. ¡Ojalá estos resultados ayuden a encontrar una cura definitiva!

¿Tú qué opinas? Comparte este post con tus amigos, para que conozcan una noticia que ha revolucionado el ámbito de la arqueología, y que podría ayudar a combatir una de las enfermedades que más azota a la humanidad: la tuberculosis.