Niña pesó 300 gramos al nacer

Cuando esta pequeña nació, apenas pesaba 300 gramos. ¡Hela aquí 12 años después!

El mayor sueño de Eric y Tammy Koz era tener hijos. Desafortunadamente, el destino parecía negarles tan bello regalo. Resulta que Tammy padecía una enfermedad autoinmune muy compleja: el Lupus eritematoso sistémico. Seguramente, esta patología te resulte familiar, ya que era el diagnóstico preferido del inolvidable Dr. House.

De hecho, la complejidad del lupus se debe a que se manifiesta a través de numerosos síntomas y complicaciones, razón por la cual tratarlo se hace tan difícil. ¡Sin embargo, lo que más le dolía a Tammy de su terrible enfermedad era que la misma aumentaba significativamente el riesgo de aborto involuntario!

Cuando quedó embarazada, la mujer pensó que finalmente había ganado la lotería. Sin embargo, el primer examen dejó a los médicos muy preocupados.

¡A las 19 semanas, los especialistas le dijeron Tammy que su bebé debería nacer prematuramente! Solo así, la niña tendría, al menos, una mínima posibilidad de supervivencia.

La pequeña hija de los Koz nació en la semana 27 del embarazo. De haber nacido antes o después, probablemente habría muerto.

Incluso así, la esperanza de supervivencia de la niña era de apenas 1-20%. Cuando sus padres la vieron, apenas podían contener las lágrimas. ¡La pequeña Zoe solo pesaba 300 gramos al nacer!

La pobre niña tenía el tamaño de una muñeca Barbie. Sin embargo, contrariamente a las predicciones de los médicos, Zoe no sólo sobrevivió, sino que también comenzó a crecer y desarrollarse a un ritmo increíble.

Cada día, la madre lloraba de alegría, al escuchar el latido del minúsculo corazón de su hija. Cuando la bebé cumplió un año de edad, Tammy fue inivitada al programa de Oprah Winfrey.

Ya han pasado años desde entonces. Hoy en día, al mirar a esta chica de 12 años de edad, es difícil creer que una vez fue una de las bebés más pequeñas de su país.

Ahora la chica luce como cualquiera de sus compañeras. De su terrible pasado solo queda un cuerpecito frágil y un ligero problema auditivo.

Los padres de Zoe Koz la llamaron: «la niña milagro». ¡De hecho, sería imposible encontrar un apodo mejor, pues, según el criterio de los especialistas, una bebita nacida tres meses antes de término no tendría casi ninguna posibilidad de sobrevivir!

¡Con suerte, los problemas del nacimiento de Zoe quedarán en su infancia, y el futuro solo le repare buenas noticias!

¡Sorprendente el caso de esta muchacha, ¿verdad?! Comparte el post con tus amigos de las redes sociales, para que vean que los milagros sí existen, y los sueños sí se cumplen, tal como lo demuestra esta historia…