Momentos de felicidad con tu perro

14 momentos de dicha con tu perro que guardarás como un tesoro por el resto de tu vida.

No hay palabras más certeras que este dicho, tan conocido por todos: «El perro es el mejor amigo del hombre». Pero solo el día en que un perro entra a tu vida, sabrás cuánta verdad encierran estas palabras. Este día sentirás un ángel a quedarse cerca de ti, un amigo totalmente incondicional. De inmediato sabrás que relación que surgirá entre ustedes, será única y por toda la vida.

Quepasada.cc te ha traído aqui estas 14 razones para entregarle el corazón a tu amigo de cuatro patas. No se puede negar que las mascotas son una gran compañía y, tan solo con su presencia, ya nos llenan de inmensa felicidad. Una de las mejores experiencias de tu vida será darse la oportunidad de ser amado por un perro.

Pero no tomes esta decisión apurado, deseando aliviar un mal día que tuviste o por un simple capricho. Recuerda siempre que una mascota es para quererla y protegerla. Es un ser vivo que requiere de un hogar y, por su puesto, respeto, para que pueda ocupar un lugar verdadero dentro de tu familia. Y luego, los acontecimientos que vendrán después, generarán estos momentos fantásticos que, en el futuro, recordarás como algo ¡absolutamente inolvidable!

1. Cuando llega a tu vida.
No importa si llega cachorro o ya adulto, en ese momento, al igual que el amor, surge esa simpatía y afecto que no se rompe tan fácilmente, y cuyo momento vas a recordar por siempre.



2. Cuando aprende un nuevo truco.

Como dice el dicho: tú lo formas y, a la vez, él te forma a ti. Es indescriptible ver como asimila y aprende lo que le enseñas, y cómo este proceso lo divierte.

3. Cuando paseas con él.
Es acogedor y relajante, para ambos, salir y dar un paseo largo, para despejar. Al regresar a casa, descubres, como el estrés y todo lo que te atormenta, se ve más sencillo y se aclara.

4. Cuando juegas con él.
No encontrarás un compañero de juegos más alegre y animado. Y al final de todo, te preguntarás, ¿cuál de los dos se divirtió más?

5. Cuando te ayuda a superar un momento duro.
Tienen una cualidad asombrosa para reconocer nuestro estado de ánimo. Y si por casualidad, es uno de esos días malos que a veces tenemos, ellos te apoyan y te alientan con una sutileza y una ternura, a la cual pocos humanos suelen llegar.

6. Cuando compartes con el tus alegrías y tus logros.
Si te sientes alegre, por haber alcanzado algún éxito, y sobre todo, si este lo has conquistado con mucho esfuerzo y tenacidad, al llegar a casa lo tendrás a tu lado, tambien alegre, porque habrá notado tu estado de ánimo y eso lo alegrará.

7. Cuando te toca a ti ayudarlo a él.
Necesitan cuidado como cualquier otro ser vivo, pero si por casualidad, tienen algún accidente o urgen de alguna atención en específico, no lo pensarás dos veces y acudirás en su ayuda inmediatamente.

8. Cuando hacen una travesura y no te puedes enfadar con él.
En algún momento, él procederá tal que te irritará, y eso no lo podrás evitar. Pero igual, no lograrás enfadarte con él seriamente, y pasado un rato, ya lo habrás olvidado y te reirás de su travesura.



9. Cuando te reencuentras con el después de algún tiempo.

Son muy pacientes, no importa el tiempo que no lo veas, siempre estará ahí para ti, y te recibirá con una pasión infinita.

10. Cuando viajas con él.
Tendrás a tu lado un compañero de viaje incondicional, que disfrutará a la par contigo de todas tus aventuras.

11. Cuando los vez cuidando a tus hijos. No importa de qué raza sean, todos tienen el mismo instinto maternal o paternal y cuidan de nuestros pequeños cual si fueran suyos. ¡Es verdaderamente hermosa esa cualidad de ellos!

12. Cuando te da un beso.
Es verdad, te embarran toda la cara con cada lametón, pero lo hacen con tanto amor. Y este ¡se quedará en tu memoria para siempre!

13. …Y un abrazo.
Son tan afectuosos, pasa igual que con los besos, se aferran a ti y no te quieren soltar.

14. Cuando se van.

Por desgracia, estos queridos amigos suelen vivir algo más que una década, mucho menos que la vida humana. Y tarde o temprano, llega el momento en que se hacen viejos y nos tienen que dejar. Nos parece que sucedió muy rápido, cuesta trabajo aceptarlo, y esa despedida siempre nos deja un sabor amargo. Pero no se puede luchar contra lo inevitable, y es aquí cuando hacemos esto — ¡recordar los bellos momentos vividos juntos, momentos que llevaremos en nuestra memoria siempre!

¡Comparte este emocionante post con tus amigos!