Madre da a luz antes de tiempo y se sorprende

Después de 40 horas, la mujer dio a luz a una niña. Al mirar a la paciente, el doctor se quedó sin aliento…

Gracias a los logros de la medicina moderna, los médicos ahora pueden prepararse para cualquier sorpresa antes del nacimiento. La mayoría de las complicaciones y problemas de salud, tanto para la madre como para el bebé, se investigan con anticipación, para que los médicos pueden resolver el problema completamente preparados.

Algunos padres, sin embargo, rechazan deliberadamente las oportunidades que brinda la ciencia, como las sesiones de ultrasonido, porque quieren sorprenderse con el sexo del niño, al momento de dar a luz.

Para Nicole Tsizemer, este embarazo fue el primero, y estaba muy preocupada. Afortunadamente, todo indicaba que el nacimiento sería exitoso. Pero los doctores llevaron a la paciente lejos de todos los procedimientos prescritos por las regulaciones…

La pareja Tsizemer era partidaria del llamado nacimiento natural. Para reducir al mínimo el riesgo de intervenciones extrañas no deseadas, decidieron limitarse a los controles básicos de salud de la mujer embarazada.

Entonces, Nicole nunca se hizo un ultrasonido. La mujer iba a dar a luz en casa, en compañía de su esposo y una partera experimentada. Según todas las previsiones, el niño nacería el 30 de enero. Pero el destino decretó lo contrario…

El 29 de diciembre, un mes antes del tiempo señalado, la mujer rompió la fuente. El parto en casa en tales condiciones se desvaneció, y Matt, el marido de Nicole, la llevó al hospital. El camino, que por lo general tomó unos minutos, esta vez le quitó unas buenas dos horas: ¡la pista estaba cubierta de nieve!

En poco menos de dos días la mujer pasó a la mesa de operaciones. Los médicos lucharon incansablemente por la vida de la madre y su hijo.

Pero cuando los expertos suspiraron aliviados al aceptar a la pequeña Blackley Faith, resultó que Nicole tenía gemelos. ¡Esto sorprendió incluso a los doctores, y los padres simplemente quedaron atónitos!

Dado que la futura madre nunca tuvo un ultrasonido, nadie previamente se preparó para duplicar. Afortunadamente, los doctores no se rindieron, y después de otra hora, el pequeño Cade Matthew ya estaba acostado al lado de su hermana. Los especialistas han trabajado duro para cumplir con su deber: los niños nacieron ilesos.

El matrimonio Tsizemer de seguro no esperaba a los gemelos. Nicole y Matt están felices, pero admiten que ahora tienen que hacer muchos cambios en sus planes.

Los padres consideran a estos niños como un presente real del cielo. «Así que los cielos nos muestran: de hecho, todo sucede en nuestras vidas de acuerdo con la voluntad de Dios», dijo más tarde la joven madre.

¿Qué piensas de esta historia? ¡Comparte tu opinión con nosotros y tus amigos!