Justicia para Hannah

Un chico le echó súper glue en el cabello… ¡Por causa del dolor, la joven estudiante terminó en el hospital!

La vida de la joven Hannah Combs no siempre fue fácil. La chica había experimentado un cierto bulling en su anterior escuela, por lo que tenía grandes expectativas en el comienzo de la Harker Heights High School. Sin embargo, nunca imaginó que las cosas estaban realmente a punto de tornarse mucho peores.

Un chico se le acercó por detrás, y le vertió súper glue en su cabello y cuero cabelludo. Por si no lo sabías, este pegamento es bastante fuerte y adherente, y a Hannah su cuero cabelludo inmediatamente le comenzó a arder.

La enviaron a la enfermera, pero el dolor no se detuvo. Como resultado, Hannah tuvo que ser llevada a urgencias.

Ella terminó consiguiendo serias quemaduras químicas de la cola. Quemaduras químicas de primer grado, para ser exactas.

¿Y el chico que le hizo esto? Acabó recibiendo una suspensión en la escuela.

¡Cosas de chicos, ¿verdad?! Incorrecto. Sobra decir que Hannah y su familia están furiosos con esta situación. El padre de Hannah está indignado con la escuela por no tomar medidas más severas después del asalto, porque eso es lo que fue: ¡Un asalto!

La familia de Hannah exige a la escuela un castigo más acorde con la situación. Para ellos, la suspensión es un castigo muy leve, sobre todo porque, al finalizar la misma, el chico podrá regresar a la Harker Heights High School, como si nada hubiera pasado.

Hannah tuvo que cortarse el cabello, algo que la dejó devastada. Solo basta ver su sufrimiento en las fotos.

«Al hacer esto, perdí la cosa que más me gustaba de mí. Yo amaba mi pelo», dice Hannah. «Mi cabello era la única cosa que me gustaba de mi misma, créeme. Y lo perdí por gusto».

Después del incidente, la madre de Hannah, Jessica, creó una página de Facebook, para apoyar a su hija, y de paso, hacer un llamado acerca del bulling. Hoy, «Justice for Hannah» tiene más de 12,000 likes.

A raíz de la publicación en Facebook, una estilista local llamada Nikki se ofreció a arreglarle el cabello a Hannah gratis, y hacerle un corte con estilo.

¡La chica quedó genial! Ahora Hannah no tendrá que volver a luchar contra el bulling.

«Yo quiero marcar la diferencia», dice Hannah. «Quiero que la gente comprenda que nadie merece ser víctima del bulling. No es justo para nadie. Yo solo soy una chica normal, con fuertes creencias».

Si crees lo mismo que Hannah, y apoyas a todas las víctimas del bulling, comparte tus experiencias en los comentarios, y el mensaje de esta historia con tus amigos de las redes sociales…