Las esposas más bellas de los dictadores

Conozcan a las «primeras damas» más bellas del mundo. ¡Y vaya que todas tienen estilo!

No podemos decir que los dictadores modernos causan mucha simpatía en la mayoría de los habitantes de nuestro planeta. Pero sus esposas causan, sin duda, un interés sin precedentes. Hay que admitir que el gusto de los poderosos está presente, y de qué manera, a la hora de elegir a su pareja. Sin más, aquí están las esposas más bellas de los dictadores modernos.

Asma al-Assad (Siria)
Hoy, con el país inmerso en guerra, la vida de esta primera dama no se puede llamar fácil. Educada en Londres, Asma trabajaba como banquero de JP Morgan. Allí fue donde conoció a su futuro esposo. Regresó a Siria con apenas 25 años de edad, llevando con ella las costumbres europeas.

Antes de la guerra se le pidió que saliera del país con el fin de protegerse a sí mismo y a sus hijos, pero Asma se negó rotundamente. Hasta la fecha, la mujer participa en obras de caridad.

Ana Paula dos Santos (Angola)
Ella era una asistente de vuelo, y él — presidente. ¡Como en las novelas! Pero las diferencias sociales no les impidieron ser reunidos en la vida real. Ana Paula es 20 años más joven que su marido. ¡Pero qué importa, cuando de las cosas del amor se trata!

Una vez la primera lady dijo que sus hijos no iban a estudiar en Angola, debido al nivel de educación local catastróficamente bajo. Con estas palabras, Ana Paula, claro está, no obtuvo la recepción positiva por parte de los ciudadanos del país. ¡Pero parece que esto tampoco le molesta!

Ri Sol-ju de Corea (RPDC)
Kim Jong-un hizo un movimiento de sorpresa, mostrando al mundo a su mujer. Su padre y abuelo no sacaban a la luz del sol a sus esposas. A la vez, una gran cantidad de historias extrañas se habla acerca de esta mujer. Como suelen decir, cuanto más ocultas, más inventarán por ti los demás. Ella supuestamente actuó en el porno casero, llevó una vida poco decente, e incluso, fue ejecutada por su propio marido… Éste hecho, por cierto, fue negado rápidamente por las fotos recientes de la primera dama.

Vale la pena mencionar que Ri Sol-ju es una elección muy buena. Cabe decir que, por ella, su marido eliminó varias restricciones, existentes en el país. Ella puede darse lujo de aparecer luciendo una falda por encima de la rodilla en el público, e incluso, usar una blusa transparente…

Ri Sol-ju tampoco lleva insignias con la imagen del papa y el abuelo de su marido, un accesorio indispensable en Corea del Norte. Esto lo explican con que, para la primera dama, no existen en el mundo otros hombres, además de su amado Kim Jong-un.

Reina Rania de Jordania (Jordan)
Se conoce (y en cuanto a mí, muy merecidamente) como la reina más hermosa en el mundo. La imagen de Rania es simplemente impecable, y no solo por su belleza. Júzgalo por ti mismo: es la madre de tres hijos, ayuda a las mujeres a obtener educación, e incluso participa en la caridad. ¡Una esposa ideal, no hay más que decir!

Chantal Biyya (Camerún)
Lo primero que llama la atención cuando miras a esta mujer, es su cabello. Un impresionante volumen en su cabeza — no es una peluca. ¡Chantal, de 44 años, es… 38 años más joven que su marido!

Hay que destacar que la mujer adora atuendos muy originales. Al mismo tiempo, se suele decir que en la vida, ella es muy agradable a la hora de tratar con la gente. Por cierto, entre las amigas de Chantal está la ex primera dama de Francia, Carla Bruni.

Imelda Marcos (Filipinas)
Ya no es la primera dama, sino la viuda del presidente Fernando Marcos. La mujer tomó parte directa en la vida política del país. Y hasta ahora, a sus 87 años, la opinión de Imelda aún es considerada.

De joven, Imelda nunca escatimaba dinero en ropa, encargando vestidos en las mejores tiendas de moda europeas. Su estilo, incluso, recibió el nombre muy original — imeldifik. Recientemente, entregó al museo una enorme colección de zapatos.

De estas mujeres, al igual que de sus esposos, se puede hablar mucho. Una cosa está clara: ser la primera dama no es tan fácil como parece. Ser siempre hermosa no es suficiente. También hay que tener inteligencia, y sobre todo, hay que saber «cubrir la espalda» de sus maridos a toda hora, para que sientan siempre el firme soporte de su «media naranja»…

Si encontraste interesante este material, ¡asegúrate de compartirlo con tus amigos y conocidos en las redes sociales!