La otra cara del amor materno

La verdad inesperada sobre el lado opuesto del amor de una madre: imágenes singulares y aterradoras.

Cuando hablamos de crianza de nuestros hijos, las preguntas llueven y las dudas no se acaban nunca. Todos tratamos de encontrar este equilibrio famoso, probando diferentes teorías, formas, experiencias. Algunos estudiosos afirman que cualquier forma de crianza, incluso la más tierna y delicada, es capaz de deformar la psiquis del niño. La cuestión es qué tanto.

La fotógrafa Anna Radchenko ha presentado un proyecto dedicado al amor de madre y su aporte en la crianza de los hijos. Trata un tema muy delicado — el amor exagerado que a veces puede convertirse en algo extremadamente trágico y muy alejado de lo que en verdad es el amor.

Quepasada.cc ha traído este tema tan controvertido y, a la vez, tan conocido por todos. Te propone reflexionar un poco sobre la otra cara del amor materno, ¿tan correcta es en realidad?, o es solo que nos parece que lo es; ambos conceptos no siempre resultan ser iguales.

Sin lugar a dudas, el amor de los padres es una bendición. Pero el amor maternal exagerado puede convertirse en una maldición que paraliza el alma del niño. La excesiva protección maternal impide a los niños desarrollar personalidad independiente, capaz de adquirir responsabilidades. La protección desmezurada, un afecto que asfixia, sin dejar la menor libertad a tu hijo, incapacitándolo a aprender a defenderse, a razonar, a tomar sus propias decisiones, todo esto es tan dañino o más que la propia falta del amor. ¿Y que podemos decir de este falso término «haz lo que yo digo y no lo que yo hago»? ¿O de la intoxicación «amorosa», cuando se dan todos los gustos a los niños, en exceso, sin enseñarles a darle valor a lo que tienen?

Recuerda que el verdadero sentido del amor está formado por cuidado, responsabilidad y respeto hacia personas que amamos. Comparte esta importante publicación con tus amigos, con más razón si ellos tienen niños y, al igual que muchos, siguen en la búsqueda de tan ansiado equilibrio en la crianza.