La mujer que ayudó al mendigo

Ella quería cortarle el cabello. Pero al verlo bien de cerca, llamó a una ambulancia…

En los Estados Unidos, aproximadamente unos 3 millones de personas viven en las calles. Uno de ellos es John Lohlen, de 57 años de edad, habitante de Filadelfia. Después de tanto tiempo viviendo en la calle, este hombre casi perdió la confianza en la gente, ya que la mayoría siempre le trató despectivamente…

En una ocasión le dispararon, y en otra fue golpeado por un coche. A causa de ese accidente, el hombre terminó con su columna vertebral lesionada. Además, por la parte inferior de su cuerpo se había extendido una infección, lo que provocó que, durante mucho tiempo, el hombre no pudiera ponerse de pie.

John cuenta que sus días comenzaban con una carrera a la esquina, donde, por lo general, se ganaba la vida mendigando, y que se quedaba allí hasta bien entrada la tarde… Con el tiempo, el hombre perdió por completo la fe en la humanidad.

Pero un día se le acercó una mujer, quien se ofreció a hacerle un corte de cabello. El hombre se negó, pues no quería tener tratos con ella, pero ella insistió para que cambiara de opinión.

El nombre de esta mujer es Lolly. Ella trabaja en una organización que ayuda a las personas sin hogar. Ellos los peinan, y les llevan sacos de dormir o ropa, para, de alguna manera, hacerles la vida más fácil. Al final, John aceptó un corte de cabello. Durante este procedimiento, Lolly notó que en sus piernas no estaban del todo bien, y fue cuando él le contó su historia…

A la mujer le gustaba hablar con John, y estaba decidida a ayudarlo. El hombre fue llevado al hospital, donde comenzó un tratamiento. Después de algún tiempo, por primera vez en muchos años, fue capaz de moverse de nuevo sobre sus propios pies.

Lolly dice: «Nunca pensé que podría estar atada así a un extraño. ¡Incluso ahora, John todavía sigue siendo mi amigo!».

A veces tenemos que dejar de pensar sólo en nosotros mismos, y tenderle una mano a los que realmente lo necesitan. ¡Esta historia de Lolly y John es un claro ejemplo de buena voluntad!

Si estás de acuerdo con la actitud de esta mujer, comparte este post en tus redes sociales. ¡Tal vez su ejemplo consiga mover montañas, por un futuro mejor!