La mujer ordenó una pizza en la policía

Ella llamó a la policía… para ordenar una pizza. Una historia escalofriante…

El trabajo de los operadores de telefonía del servicio de rescate, suele ser bastante complicado y estresante. No sólo porque tienen que tomar decisiones de forma rápida y precisa, sino porque la gente que llama, a menudo, no puede formular bien la razón de su llamada. Con frecuencia, las víctimas se encuentran en estado de shock y son incapaces de explicar lo que pasó con ellos.

A veces, los operadores escuchan chistes pesados y bromas de otras personas. Por ejemplo, a los niños les gusta «minar» su escuela durante el período de pruebas, y algunos bromistas llaman sólo para charlar…

Una de las usuarias del sitio social de noticias Reddit, que trabaja como operadora del servicio de rescate, compartió una increíble historia. Su relato emocionó a miles de personas. Hoy ¡Qué pasada! te propone conocer en detalle sobre este increíble caso.

«Yo estaba de guardia cuando recibimos una llamada extraña:

— Hola, le estoy llamando desde Main Street, número 123.

— Servicio de Rescate 911. ¿Le pasa algo a usted?

— Me gustaría encargarles una pizza grande.

Lo primero que pensé, al oír estas palabras, que se trataba de alguna broma infantil, pero aun así, seguí con la conversación, como requeren las instrucciones:

— Lo siento, usted marcó un número equivocado.

— Sí, lo sé. Me gustaría pedir una pizza con champiñones, pepperoni y pimienta dulce.

— Mm-m… Lo siento, ¿usted comprende que ha llamado al servicio de emergencias?

— Sí, por supuesto. ¿Cuánto costará? – No se desanimaba la mujer.

Fue entonces cuando me di cuenta que no se trataba de una broma. De hecho, ¡algo grave estaba ocurriendo justo en estos instantes!

— ¿Ha ocurrido una emergencia? — Le pregunté, presintiendo ya su respuesta.

— Sí.

— ¿Y no puede hablar, porque alguien está a su lado?

— Sí, está bien. ¿Qué tan rápido puedo esperar mi orden?

— Un coche patrulla está a un kilómetro de usted. Dígame, ¿en su casa tiene un arma de fuego?

— No.

— ¿Puede usted mantenerse en contacto con nosotros?

— No, gracias. Eso es todo.

Hice todas las coordinaciones para que, inmediatamente, un coche patrulla llegara a la escena, y luego busqué la dirección especificada en la base de datos. Resultó que, anteriormente, desde allí fueron recibí varias veces llamadas de quejas de violencia doméstica.

Esta vez, la situación se repitió. Al llegar la llamada, la patrulla vio el siguiente cuadro. En la casa que indicaba la dirección vivía una pareja casada. Esa noche el marido estaba muy borracho. El alcohol le hizo muy agresivo, y borracho, decidió amasar su ira contra su esposa, golpeándola brutalmente…

La mujer no podía llamar a la policía porque su marido había estado muy cerca, y eso podría dar lugar a más cólera. Tenía miedo de que, en un ataque de ira, la pudiera llevar a la muerte…

Afortunadamente, a la víctima se le ocurrió una gran idea. ¡Cuando su esposo se calmó un poco, ella hizo como que procuraba un pedido de pizza! Tal vez, esta desesperada pero genial decisión le salvó la vida. Por suerte, la patrulla llegó justo a tiempo para frenar un nuevo ataque de furia del marido…»

Así, gracias a su rápida reacción en una situación extrema, la mujer conservó su salud, y tal vez, la vida! Si esta historia te ha impresionado, asegúrate de compartirla con tus amigos.