La asombrosa recuperación de Francesca Burr

Esta modelo sufrió una brutal caída en la casa de su madre… ¡Su cráneo quedó literalmente partido en pedazos!

«Finalmente dejé de ser Frankenstein», — sonaban sus palabras, entre lágrimas…

La bella británica Francesca Burr quedó con un «enorme agujero» en su cabeza, tras caer por las escaleras en la casa de su madre. El milagro de su recuperación se debe en gran parte a las nuevas tecnologías – una impresora 3D fue puesta en acción con los impresionantes resultados que le dieron la nueva vida a la joven.

Producto de la brutal caída, el cráneo de Francesca quedó literalmente partido en 5 pedazos. Después de varias y arriesgadas cirugías, solo lograron recuperar un tercio de él.

Aquel fatídico día, la joven y bella modelo de 27 años fue encontrada al pie de la escalera de la casa de su madre, ensangrentada… Como si no bastara haber perdido un tercio del cráneo, la chica quedó con la nariz rota y la mandíbula agrietada.

Diez meses más tarde, se enfrentó a tres operaciones, en las que los cirujanos see dedicaron a retirar minuciosamente los pequeños fragmentos de hueso de su cerebro. Según la propia Francesca, la joven pasó de «Frankenstein a chica robot».

Lo que hubo que enfrentar, no fue una tarea fácil para Francesca. «Cuando desperté del coma no podía recordar mi segundo nombre y cuando me dijeron que era Chelsea, recuerdo haber pensado, ¿Qué? Mamá nunca hubiera dejado que papá eligiera ese nombre!»

La joven pasó todo un mes, inconsciente, ingresada en el Hospital de Addenbrooke, Cambridge. Le daban pocas probabilidades de recuperación, pero una vez más, sus ganas de vivir y de luchar sorprendieron a todos. Francesca comenzó un largo pero firme camino de recuperación. Una vez estabilizada, los médicos decidieron ponerle una placa de titanio fijada en su cráneo, construida mediante una impresora 3D.

Empezar de cero, borrón y cuenta nueva, nunca es fácil. Es duro, porque aún las secuelas siguen allí. Francesca sigue viviendo con su madre, ella sabe de sobra: ¡El que persevera, triunfa!

A nosotros solo nos queda desearle lo mejor y la pronta recuperación a Francesca. Si a ti también te ha impresionado su historia, no dejes de comentarlo, y no olvides compartir este post con tus amigos en las redes sociales.