Inmigrantes desplazan a locales británicos

«¡Blancos, váyanse de aquí!» Lo que se permiten los inmigrantes en Londres, no se ajusta a ningún marco…

Cada vez que se habla del tema de la migración, la gente suele experimentar sensaciones bastante ambiguas. ¡Eso sí, nadie se queda indiferente! Existen puntos de vista diametralmente opuestos: algunos se apiadan de las personas que tuvieron que abandonar sus hogares, otros las odian abiertamente, considerándolas una amenaza.

Los inmigrantes, a su vez, no siempre están particularmente ansiosos de cambiar sus hábitos y formas de vida. Cuando llegan a otro país, por lo general, traen consigo sus propias reglas y, en muchas ocasiones, hacen caso omiso a las leyes y tradiciones locales.

Se sienten seguros de su comportamiento, porque los tolerantes europeos tratan de respetar sus sentimientos y puntos de vista. Pero a menudo la cosa se va de las manos, y tal vez por eso sucede lo que sucedió recientemente en el Reino Unido…

Hyde Park antes de Navidad. El césped aún conserva el color verde cerca del Memorial Fountain de la Princesa Diana y en la famosa esquina de Speakers . El habla inglesa es casi inaudible, debido a que por el parque se pasean tranquilamente los árabes con sus familias. Las mujeres por completo en el hiyab, sólo los ojos son visibles…

Una revelación de «Daily Mail»: casi en la primera página, el material explica muchas cosas. Su título: «Los musulmanes poblaron enteramente una ciudad británica y reemplazan al resto de los europeos». Se trata de Savile Town, donde de una población de 4500 sólo quedaron 48 personas originales del lugar!

La mayoría de las mujeres musulmanas no hablan Inglés, fueron llevadas a Gran Bretaña para casarse con los árabes locales: los predicadores islámicos insisten en que los musulmanes no deben ser mezclados con los cristianos ni los judíos. En el sitio de los pubs ahora se elevan las mezquitas, en las tiendas se venden alfombras para rezar y los hiyabs.

Y ahora los inmigrantes, abiertamente y sin vacilación, dicen ante el lente de la cámara de canales británicos: «¡Blancos tienen que salir de aquí!» Salir, ¿entiendes? Y los blancos se van, porque la ciudad se ha convertido en un semillero de enclaves étnicos y terrorismo: el líder de los terroristas, Mohammed Khan, vivió aquí, quien mató a 52 personas en Londres en 2005.

En Sausehall, una zona situada al oeste de Londres, nada insinúa la Navidad, aunque cerca se pueden ver los restaurantes y cafés. Esta parte de la ciudad fue «entregada» a los hindúes y paquistaníes, y ellos tienen sus propias celebraciones. En general, la atmósfera de fiesta es bastante tensa. Incluso el número de tarjetas postales enviadas por los británicos este año fue mucho menor.

Y, por último, en la red surgió un debate acerca de si vale la pena enviar tarjetas de felicitaciones «Feliz Navidad», para no ofender a nadie, o mejor felicitar por «Season´s Greetings». Theresa May, primer ministro británico, dijo literalmente lo siguiente: «La gente debe tener el derecho a hablar de la Navidad».

¡Resulta que ahora tienen el derecho a hablar! ¿Y tú, qué piensas al respecto? Deja tus comentarios abajo y no olvides preguntar la opinión a tus amigos en las redes sociales.