Impactantes hechos sobre la muerte de Marilyn Monroe

10 impactantes detalles sobre la muerte de Marilyn Monroe.

La muerte de la celebridad de Hollywood Marilyn Monroe está envuelta en una densa niebla de misterio y teoría de la conspiración. Según datos oficiales, la actriz murió el 5 de agosto de 1962 en su casa en California, por una sobredosis de drogas. ¿Pero era realmente así?

Hoy no pretendemos zambullirnos en el oscuro abismo de las teorías conspirativas, que, sin duda, merecen atención. Consideraremos no menos fascinantes e incluso impactantes hechos sobre la muerte de esta celebridad.

Según la conclusión del patólogo, Monroe murió de una sobredosis de pentobarbital.

Pentobarbital es un hipnótico, que hoy día se utiliza en la eutanasia. Sin embargo, no fueron encontrados los rastros de esta sustancia durante la autopsia. El médico explicó que, en el cuerpo de los drogadictos, este droga se disuelve mucho más rápido que en el de una persona común.

Aquella fatídica noche, la institutriz de Marilyn, Eunice Murray, estaba lavando.

Al llegar al lugar del incidente, el sargento de policía Jack Clemmons se reunió con ella. El oficial observó que Eunice se comportaba de manera extraña y evasiva. Esto le dio pie para pensar que la mujer estaba escondiendo algo.

La noche de su muerte, Monroe estaba hablando por teléfono con sus amigos y conocidos.

Entre ellos estaba Peter Lawford, el cuñado de John F. Kennedy. De sus palabras queda claro que Marilyn estaba bajo el efecto de drogas. Esta inconsistencia entre el testimonio de un testigo y el de un médico, que afirma que el cuerpo estaba limpio estupefacientes, causa sospechas terribles.

Hasta la década de 1970, las autoridades trataron de guardar silencio sobre las teorías conspirativas que envuelven la muerte de la celebridad.

El primero que dudó de su muerte accidental, fue Norman Mailer. El hombre sugirió que era la relación con el presidente estadounidense la que trajo a Monroe a un triste final. Los críticos de inmediato «destrozaron» al pobre hombre, callándolo.

En 1975, el periodista Anthony Skaduto publicó un artículo escandaloso, en el que escribió que Monroe recibió la orden de matar a John Kennedy y a su hermano.

Antes del momento de su muerte, Marilyn se encontraba de buen humor.

Aproximadamente de 7:00 a 7:15 pm, la estrella estaba hablando con Joe Di Maggio, Jr., que le complació con la noticia de la ruptura con su novia, a la que Monroe no podía soportar. Según el ama de llaves, ella estaba contenta.

Sobre la muerte de la actriz, la policía no era la primera en enterarse.

La policía llegó al lugar del hecho, luego de que este ya haya sido visitado por el psiquiatra Greenson y el doctor Hyman Engelberg. A la pregunta lógica de los oficiales, de por qué la policía fue informada de la muerte tan tarde, los caballeros respondieron que estaban esperando el permiso del estudio para revelar la información sobre el incidente.

El misterioso caso fue reabierto en 1982.

Bajo la presión pública, y también debido a numerosas teorías de la conspiración, el Procurador General de California se vio obligado a revisar el caso de muerte de Marilyn. Los materiales abarcaron 29 páginas de texto, y tardaron 3,5 meses en procesarse.

Como resultado, el fiscal llegó a la conclusión de que no había falsificación alguna de los hechos, y que realmente se trataba de un suicidio.

El ama de llaves cambió los testimonies varias veces.

Inicialmente, Murray dijo a la policía que, alrededor de las 3 de la madrugada, notó la luz en la habitación de Monroe y decidió llamar a su psicólogo. A las 4:25, la mujer decidó llamar a la policía. Sin embargo, de acuerdo con los registros de las llamadas, ella llamó al psicólogo cerca de la medianoche.

Luego cambió un poco los testimonios sobre el momento de la muerte de la señora de la casa. Todo esto conduce a pensar que los testigos mintieron, tratando de incubrir al criminal, quienquiera que fuese.

Marilyn estaba próxima por casarse – su boda estaba planificada para tres días más tarde, desde el momento de su muerte.

Joe Di Maggio y Marilyn Monroe se casaron en 1954. Sin embargo, su matrimonio duró menos de un año. Aún así, Joe y Marilyn seguían siendo buenos amigos. Cuando la actriz fue enviada a un hospital psiquiátrico en 1961, le pidió exactamente a Joe que la sacara de allí.

Las relaciones estaban mejorando, la pareja decidió darse una segunda oportunidad. La boda estaba programada para el 8 de agosto.

Joe Di Maggio asumió todos los gastos del funeral de su ex esposa.

Di Maggio organizó un funeral privado, donde deliberadamente no invitó a ninguna de las estrellas de Hollywood. Creía que eran precisamente estas personas, las que llevaron a Marilyn al suicidio. A la estrella la visitieron en un vestido verde de Emilio Pucci, y su maquillador privado Allan «Whitey» Snyder la maquilló por última vez.

La popularidad y el dinero no sólo traen el placer, también descargan toda su carga sobre sus «afortunados» propietarios. No todo el mundo es capaz de soportar la responsabilidad que recae sobre sus hombros. Como resultado, muchos entran en la depresión o un estado aún más grave. Marilyn era una chica enérgica e impetuosa, pero al final, no pudo lidiar con esta carga.

No juzgues demasiado a la heroína de este artículo, cuando escribas tus comentarios. Pero no olvides compartir el enlace con tus amigos.