Horrores del negocio de modelaje

Esta chica solo comió 3 manzanas al día durante 8 meses… ¡El efecto fue catastrófico!

A sus 18 años, la francesa Victoire Dauxerre pensó que se había ganado la lotería. Todo ocurrió en un centro comercial, durante una salida de compras con su madre, cuando fue vista por un representante de una prestigiosa agencia de modelaje.

La bella Victoire causó una grata impresión en aquel hombre, por lo que fue invitada a probar suerte en el mundillo de la moda. ¡Por supuesto, de inmediato y sin dudar, la joven aceptó tan atractiva oferta!

Pero ese solo fue el comienzo de una terrible y prolongada pesadilla. Victoire nunca se había considerado a sí misma gordita. Pero la «alta costura» tiene bien establecido el prototipo de figura esbelta, ¡y la chica no se ajustaba a dichas normas!

«La conversación conmigo fue corta. El jefe me dijo que el gran desfile de moda era en septiembre, y que para entonces tenía que entrar en una talla de ropa 32-34, o… simplemente me echarían del trabajo», — comenta Victoire.

Para el inicio del espectáculo solo faltaban dos meses, por lo que, en este plazo del tiempo, a la chica se le exigía perder ¡unos diez kilogramos! Su dieta consistía en sólo tres manzanas al día, y refrescos que llenaban su estómago con una sensación de plenitud. Una vez a la semana, se le permitía comer un trozo de pollo, bajo en grasa, o pescado.

Al llegar la fecha del evento, Victoria había alcanzado el peso deseado. Ahora sí encajaba en el prototipo de una modelo, con una altura de 178 centímetros y un peso de apenas 47 kilogramos. ¡La carrera de la joven iba en avanzada! Participó en desfiles de moda en París, Milán y Nueva York, firmó contratos con reconocidos fabricantes de ropa. ¡Incluso, llegó a ser una de las veinte mejores modelos!

Sin embargo, bajo su brillante belleza, se ocultaba una terrible verdad. Esta hermosa muchacha sufrió mucho, su salud se desmoronó y desarrolló una terrible anorexia. Después de 8 meses de estricta dieta, incluso, trató de suicidarse. Afortunadamente, no tuvo éxito en el intento y se recuperó satisfactoriamente de la situación.

«¡Sentí que mi corazón estaba a punto de parar! Mi cabello se caía y dejé de menstruar. Después de cada desfile, constantemente me desmayaba», — comenta la chica, al recordar sus sufrimientos.

«Lo peor es que nadie me entendía. Todos mis amigos estaban celosos de mi carrera, y solo comentaban entusiasmados lo afortunada que era. Nadie me quería escuchar cuando mostraba el deseo de dejar el negocio de modelaje. ¡Todos se esforzaban por persuadirme para que me quedara!» — Victoire continúa su historia.

«La gente sólo ve una imagen hermosa, tal como la muestran las revistas de moda. Pero el problema es que todas esas imágenes oficiales son falsas, procesadas cuidadosamente en Photoshop. La modelo aparece con pechos y muslos redondeados, que no tiene en la vida real, y sus mejillas hundidas son minuciosamente arregladas…»

Por suerte, Victoire se dio cuenta de que su salud era lo más importante, y finalmente dejó el negocio de modelaje. Ahora ya luce su forma anterior y usa la ropa talla 38 (¡Para el horror del mundo de la moda!).

Ella se tomó en serio la protección de la salud de las modelos. Recientemente publicó su libro «Nunca lo suficientemente delgada, diario de una Top model». En sus páginas se describen en detalle todos los sacrificios, a los que se someten las modelos para subir al podio.

«Karl Lagerfeld insiste en que los vestidos de Chanel no son adecuados para las mujeres de pecho grande. ¡Pero las mujeres por naturaleza tienen que tener senos! ¿Por qué los diseñadores de moda no cosen lo que es adecuado para las mujeres?» — Insiste Victoire.

Gracias a las revelaciones de nuestra heroína, el gobierno francés, incluso, aprobó una ley que prohíbe exigir tan estrictos parámetros a los modelos. La misma Victoire aconseja a todas las chicas que sueñan con el podio: «Si te dicen que tienes que consumir una dieta estricta, en aras de tu carrera, abandona ese trabajo. ¡El dinero que ganes como modelo, no pagará tu salud!»

La historia de Victoria revela el terrible lado del negocio de modelaje, la otra cara de la moneda. Si deseas proteger la salud de tus amigas que sueñan con convertirse en «top models», comparte este post con ellas. ¡Más vale prevenir a tiempo!