Granjero encontró restos de un mamut

Este hombre empezó a cavar una zanja para la nueva canalización. Pero dio con algo raro…

Resulta que uno puede volverse un paleontólogo por pura casualidad. El protagonista de esta historia ha tenido la oportunidad de convencerse de ello. Se llama James Bristle y vive en Míchigan, EE. UU.

James es un granjero y se dedica a la agricultura. Hace poco empezó a cavar una zanja para instalar una canalización nueva. En el transcurso de su trabajo el granjero dio con un objeto muy singular. Tras haber avanzado con sumo cuidado, en menos que una hora, el asombrado granjero tenía ante sus ojos nada más ni nada menos que… ¡los huesos de un mamut!

Sin pensarlo dos veces, James llamó al museo de paleantología. Al día siguiente llegó un grupo de estudiantes, encabezado por un profesor de la Universidad de Míchigan. Ellos se dedicaron a realizar las excavaciones.

Vale destacar que en el territorio del estado anteriormente también se encontraban los esqueletos de diferentes animales. Pero este caso ha sido verdaderamente el único.

Los especialistas consideran que estos huesos son los restos de un raro híbrido del mamut colombiano y el mamut lanudo.

Se supone que este animal murió hace aproximadamente 10–15 mil años atrás. Al fallecer, debía tener alrededor de 40 años de edad.

Según las leyes locales, todo lo que se encuentra en la tierra, pertenece a su propietario. Por eso, ahora los huesos adornan la tienda de Bristle. Pero el granjero los cede, gustoso, para diferentes investigaciones.

Se considera que este hallazgo permitirá arrojar luz a muchos momentos históricos de esta región.

Así es como, simplemente realizando su trabajo cotidiano, uno puede causar una verdadera sensación en el mundo académico. Hasta le tengo un poco de envidia a este hombre. Sin dudas, ¡los recuerdos de esta aventura seguirán con él para toda la vida!