Gemelas desiguales

Nadie podía creer que estas dos chicas, de hecho, eran hermanas gemelas. ¡Helas aquí, a lo largo de los años!

Para nadie es un secreto que, si bien no todos los hermanos gemelos son como dos gotas de agua, el parecido físico entre ellos, por lo general, es bastante evidente. Pero no en el caso de hoy…

Es por eso que la gente se sorprende tanto, al enterarse de que nuestras protagonistas de hoy no son solo amigas, sino que ambas compartieron espacio de alojamiento en el mismo vientre, y a la misma vez. Lucy y Marie Almer, casi desde su nacimiento, fueron motivo de asombro: ¡Nadie podía creer que estas dos niñas, tan desiguales entre sí, pudieran ser, de hecho, hermanas gemelas!

Donna, la madre de las bebitas, se sentía en el séptimo cielo, al descubrir que estaba esperando gemelos. Pero, la verdadera sorpresa le llegaría, justo después del parto.

En las ecografías, por supuesto, el color de la piel de los bebés no se define, por lo que nada pudo haberla preparado para esta sorpresa. Cuando Donna conoció, por primera vez, a sus hijas, quedó estupefacta: ¡Qué diferentes eran las niñas!

Al principio, ella trató de emparejar a las gemelas, pero nada, pronto se hizo evidente que sus gustos e intereses también eran diferentes. ¡Lucy, una de las chicas, recuerda que muchos de sus compañeros de la escuela llegaron a pensar, incluso, que ella era adoptada!

Las hermanas lucen muy diferentes: Marie es dueña de una cabellera rizada, y de una piel de color café. Además, es muy sociable y abierta a conocer nuevos amigos.

Lucy, por el contrario, es pelirroja y pecosa, y su carácter es más cerrado y tímido. ¡Sin embargo, a pesar de todas las diferencias, las chicas siguen siendo las mejores amigas!

Incluso, sus planes para el futuro son diferentes. Marie decidió, después de la secundaria, estudiar derecho y psicología.

Su sueño es trabajar con la gente y construirse una carrera. Lucy, por su parte, está más inclinada al arte y al diseño. Su timidez no puede ocultar su naturaleza creativa.

Estas inusuales hermanas, de padre blanco y madre de origen jamaiquino, no son las únicas hijas de la familia Almer.

¡Si observamos a sus hermanos mayores, de acuerdo al tono de la piel, las gemelas parecen estar en los extremos opuestos del espectro de colores!

Las diferencias entre ellas también han sido motivo de bromas y chistes. Por ejemplo, por tradición, los gemelos suelen cambiar de lugar en la escuela, para bromear, algo que, por razones obvias, ellas no podrían. ¡Por otra parte, Marie recuerda que, de niña, ella quería, con locura, tener el cabello liso, como Lucy!

No obstante, las mismas chicas se sienten más que satisfechas con su singularidad. Son las mejores amigas desde la infancia, y sus diferencias no influyen para nada en eso. Por el contrario, disfrutan de ser así…

¡Sí, es difícil encontrar un par de mellizos más disímiles que estas chicas! Lo importante es que se quieran, se lleven bien, y se sientan orgullosas de ser quienes son… ¡Qué más da lo que digan los demás!

¿Qué te pareció el caso de hoy? Opina, y comparte el enlace con tus amigos de las redes sociales…