Padre aísla totalmente a su hija del mundo

Después de 13 años de aislamiento, ella no sabía ni siquiera hablar… ¡Su padre la condenó para siempre!

Esta historia comenzó en 1970, cuando una chica ojerosa llegó, en compañía de su madre, a las puertas del departamento de asistencia social de una ciudad americana. Su aspecto monstruoso enseguida captó la atención de todos en el lugar…

La niña aparentaba unos siete años, sin embargo, caminaba vacilante, estirando sus brazos hacia adelante. Los que intentaron un diálogo con ella, solo recibieron escupidas, mordeduras y arañazos, como si se tratara de un animal salvaje. ¡Imagínate la sorpresa, cuando se descubrió que, en realidad, la pobre niña tenía 13 años de edad!

Hoy en día, esta chica es conocida en todo el mundo, bajo el seudónimo de Genie, nombre dado por los investigadores, a fin de mantener un cierto anonimato sobre su caso.

Ella es de gran interés para los psicólogos, lingüistas y educadores. Y todo, debido a la crueldad de su propio padre, quien la obligó a vivir sus primeros 13 años de vida en completo aislamiento de la sociedad. ¡La pobre nunca supo lo que era tener infancia!

Irene y Clark Wiley, los padres de Genie, tuvieron cuatro hijos. Dos de ellos, por desgracia, murieron, y se estima que su tiránico padre tuvo mucho que ver en ello. ¡El primer bebé vivía guardado en un cajón del garaje, ¿te imaginas?!

Antes de cumplir, siquiera, tres meses, el pobre murió de neumonía. Se dice que el llanto irritaba enormemente a su sádico padre. El otro bebé, un niño, murió ahogado en su propia saliva. Por su parte, nuestra protagonista de hoy creció relativamente normal hasta los 14 meses de edad.

Un día, un pediatra, que examinó a la niña por una neumonía, notó un retraso en su desarrollo psicosomático. El padre respondió inmediatamente, de la manera más extrema: ¡Aisló a la pequeña Genie de la familia!

Sus próximos 12 años transcurrieron en una habitación húmeda y oscura. ¡La pobre, que apenas vestía un pañal, fue atada a una trona para niños, como si fuera una camisa de fuerza!

Por las noches, su padre la metía en una especie de saco de dormir, la ataba, y la ponía a dormir en una jaula de madera y metal. Por alimento, Clark solo le daba cereales y comida para bebé, y algún que otro huevo duro. Si la chica emitía algún sonido, enseguida le pegaba o la asustaba, imitando los sonidos de animales feroces. Por lo general, le ladraba como un perro.

John, el único hermano sobreviviente de Genie, y su madre, casi ciega a causa de unas cataratas, no se atrevían a enfrentar a este hombre cruel y tiránico, y siempre hablaban en voz baja, por temor a molestar al «Todopoderoso Clark».

Un día, cuando Irene cumplió 50 años de edad, decidió huir de casa, llevándose a sus hijos consigo. Solo entonces, la crueldad de su marido salió a la luz pública…

Poco antes de la audiencia, donde el juez daría su veredicto, Clark Wiley se suicidó. Su nota de despedida solo decía: «El mundo nunca va a entender».

Esta pequeña víctima es, quizá, la más famosa de los niños ferales modernos. Al caer en manos de los médicos, enseguida se le detectó un montón de problemas.

La niña casi no podía controlar la salivación y micción, y tenía dificultad con la visión y los dientes. ¡Su nivel de desarrollo psicológico era igual al de un niño de un año!

Con la ayuda de varios expertos, Genie podría haber avanzado, en gran medida, su desarrollo. Por desgracia, las secuelas de su encierro fueron muy graves, y su capacidad de aprendizaje oral se ha perdido para siempre.
Hoy en día, el Genie sigue viva, pero, debido al abuso de su padre en su infancia, la chica creció siendo discapacitada, a pesar de haber nacido bastante normal. El siguiente video te mostrará más detalles…

La historia de Genie es atroz. Su padre la privó de una infancia normal, y más tarde, una disputa entre los expertos que trabajaban con ella, que terminó en los tribunales, la privó de la oportunidad de volver a la vida normal. Sin embargo, los médicos modernos creen firmemente que, en cualquier caso, la chica estaba condenada a vivir su vida en una institución para adultos.

¿Qué opinas sobre esta historia? Comparte tu opinión en los comentarios, y el enlace en las redes sociales…