Familia adoptó al niño moribundo

A los 7 años, este huérfano pesaba sólo 4 kg… ¡Así es como luce ahora, en una familia!

Hasta los 7 años, la vida de Ryan ha sido un verdadero infierno. El niño era huérfano y vivía en uno de los centros de acogida para niños en Bulgaria. La falta de alimentos, unido a anomalías congénitas genéticas que presentaba el niño, daba una imagen terrible.

A sus siete años, el niño pesaba un poco más que un bebé recién nacido sano – apenas unos cuatro kilogramos. No se sabe cuál sería el destino de Ryan, de no haber sido vista su fotografía por Priscila Morse.

Al ver al muchacho, que tenía las manos no más gruesos que sus dedos, Priscilla se horrorizó. Después de una breve conversación, la pareja Morse voló por sobre el océano, para llevar la ayuda al bebé. Al conocer al niño personalmente, Priscilla supo de inmediato: ellos debían adoptar a Ryan, de lo contrario él no sobreviviría.

Después de un año, rodeado de su nueva familia, el niño ha tenido un cambio dramático. ¡Solo mira, en qué se ha convertido hoy en día!

En lugar de un desnutrido niño que no podía hablar ni caminar, estaba un feliz gordito bebé. De acuerdo con la pareja Morse, su situación es cada vez mejor.

Por desgracia, las anomalías genéticas y la malnutrición persistente en los primeros siete años de su vida, no permitirán al niño alcanzar a sus coetáneos. ¡Sin embargo, ahora Ryan tiene una oportunidad de vida normal y feliz!

¿También te quedaste sorprendido por la transformación del niño? ¡Comparte este artículo con tus amigos!