Este hombre respondió a los terroristas

Él perdió a su esposa durante un ataque terrorista… Su respuesta a los atacantes conmovió al mundo entero.

Durante los ataques terroristas en París, que se produjeron en la noche del viernes para sábado, el famoso periodista francés Antoine Leiris se vio privado de un ser que amaba, su gran amor. Él perdió a su esposa, y su hijo Melville de meses de edad — a su madre…

Antoine decidió no callar su dolor y desahogó sus sentimientos en una carta abierta que dirigió a los terroristas, publicándola en su página de Facebook. Esta carta ha sorprendido a muchos lectores, ya que ¡no contenía ni una gota de odio! Solo en un día el mensaje del periodista ¡reunió a más de doscientos mil reposts! Quepasada.cc pone a tu reflexión esta sincera carta.

«En esta trágica noche del viernes ustedes le arrebataron la vida a una persona muy especial para mí — la madre de mi hijo y el amor de mi vida. Pero con sus acciones, ustedes no conseguirán generar odio en mí corazón.

No sé ni quiero saber quiénes son ustedes. Para mí, ustedes están muertos espiritualmente. Si Dios, en cuyo nombre ustedes matan a cientos de personas, realmente los ha hecho según su imagen, cada bala disparada a mi esposa y otras víctimas inocentes, lo hiere a Él en el corazón.

Con sus hechos están tratando de provocar en nuestros corazones el miedo y el odio. Quieren que miremos sospechosamente a nuestros vecinos, sacrificando nuestra libertad a cambio de la seguridad, y nos convirtamos en unos tontos cegados como ustedes… ¡Pero no lo conseguirán! En mi corazón no hay ni rastro de odio. ¡Ustedes han perdido!

Yo me encontré con mi esposa esta mañana, después de varios días de espera. Ella estaba tan bella como el viernes, cuando se fue al fatídico concierto. Se veía tan hermosa como hace doce años, cuando la vi por primera vez y me enamoré de ella perdidamente…

Desde luego, me partieron el corazón. En esto admito su victoria, pero no obtendrán de ella ningún beneficio. Mi esposa será eternamente un ángel invisible, al lado mío y de Melville. Finalmente me encontraré con ella en el cielo, donde a ustedes el paso les será negado.

Me quedé solo con mi hijo, pero juntos somos más fuertes que todos los ejércitos del mundo. No tengo tiempo para ustedes, porque ahora voy a estar a disposición de Melville, quien está a punto de despertar. Él cumplió apenas 17 meses de edad. Como siempre, juntos, vamos a almorzar y jugar después. Mi hijo crecerá feliz y libre. Y en él no habrá odio, ¡por mucho que lo intenten!».

¡Cada palabra de esta carta está impregnada de emociones excepcionales! Si tu alma fue tocada por estas emocionantes palabras, compártelas sin dudar con tus amigos.