Mujer decora su casa con mosaicos

Ella trabajó durante 35 años en la decoración de su casa. El resultado es maravilloso…

La casa de la pintora Laura Svedberg se construyó en 1912. Desde entonces, pasó varias veces de mano en mano, hasta la llegada de Laura en 1979. Un lugar muy espacioso y acogedor no era muy distinto de otras casas, hasta que la artista puso manos a la obra…

Svedberg, gracias a su carácter creativo y amor a la naturaleza, muy pronto comenzó a remodelar su nueva vivienda. Todo el tiempo, libre de las actividades caseras y el cuidado de mascotas, ahora fue dedicado a la decoración del hogar. ¡Como resultado, años después, la casa de Laura se convertió en un punto de referencia local!

Los residentes de la zona comenzaron a llamar su vivienda: «La casa del lobo», luego de que la artista terminara de pintar a un enorme lobo blanco en una de las paredes del edificio. Vale la pena señalar que tal denominación no era el resultado de envidia o temor, más bien de admiración ante semejante empresa…

La artista invertió casi 35 años de trabajo en la remodelación de su hogar, y se siente muy satisfecha con el resultado. ¡Ahora su casa parece una mezcla de museo o decoraciones para una película fantástica!

Un patio empedrado con caminos revestidos, al estilo de las calles de su ciudad natal. Un bonito jardín, decorado con varias esculturas hechas por sus propias manos…

Las paredes y los muebles de la casa están decorados con minerales naturales. Durante años, Laura recolectó una variedad de piedras magníficas, con las que diseñó bellos mosaicos que representan los bosques y cascadas. En algunos lugares, la artista, armada de un pincel, dibujó las paredes con pinturas de la naturaleza.

Los vecinos dicen que el interior de la vivienda de Svedberg luce como la casa de un hobbit, salido de la tan popular saga «El señor de los anillos». Por supuesto, estas pocas imágenes no alcanzan para transmitir toda la belleza de las creaciones de Laura. Pero en el siguiente video, podrás evaluar todo su esplendor con tus propios ojos… ¡Adelante!

Puedo imaginar cómo se sienten los huéspedes en esta casa. Probablemente, no todo el mundo se sentiría en paz, rodeado de las creaciones de Laura. ¡Pero, para aquellos que gustan de la naturaleza, este es un edén que deberían probar!

Comparte este post con tus amigos, para que conozcan una casa muy singular, que no deja de asombrar a sus visitantes.