Esta bebé nació con un peso ínfimo

Cuando esta «Pulgarcita» nació, pesaba solo 500 gramos… Sin embargo, ¡su historia tiene una continuación!

Recuerdas como en un viejo y fabuloso cuento de Hans Christian Andersen, la bondadosa mujer sembró un granito de cebada, y a la mañana siguiente nació una hermosa flor, parecida a la del tulipán, que traía dentro a una pequeña niña? Con suerte, no has perdido aquellos dulces recuerdos de la infancia y te habrás dado cuenta de quién estamos hablando. Hoy Ofigenno.cc te ha traído una sorprendente historia sobre la Pulgarcita, una chica de verdad, que nació este año… en Inglaterra.

Conozcan a esta pequeña criatura en manos de su mamá — Pixie Griffith Grant. Ella nació a las 28 semanas, por cesárea.

Cuando nació, su peso fue ¡de solo 490 gramos! Pero eso no es todo. Recién nacida, la bebé comenzó a perder rápidamente el peso que, de por sí, ya era muy bajo. Los médicos no tuvieron más remedio que ponerla… en una bolsa de plástico, para mantener estable la temperatura corporal. Además, su cabecita fue protegida por un pequeño sombrerito de duende. Con tan pintorezca vista, la pequeña fue trasladada a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Pixie dejó de crecer en el vientre materno, a partir de la semana 20 de la gestación, por lo que los médicos tomaron la difícil decisión de provocarle un nacimiento prematuro. Sus posibilidades de supervivencia no eran pocas, ¡erán ífimas! La chica era tan pequeña, que cabía en la palma de la mano de su madre, Sharon Grant.

Los primeros 18 días, a Sharon no la dejaban acercarse a su hija-Pulgarcita. Sin embargo, dos meses después, la niña finalmente comenzó a aumentar de peso. En total, Pixie permaneció en la incubadora del hospital durante tres meses. En el momento en que le dieron el alta, su peso era de 3,5 kilogramos.

Durante su estancia en la UCI, la recién nacida fue sometida a más de 10 procesos de transfusión de sangre. Gracias a este tratamiento efectivo, ahora su salud ya no se ve amenazada.

Ahora la bebé se siente muy bien, su peso está consiguiendo acercarse poco a poco a la norma para su edad. Por cierto, la feliz Sharon, de 37-años de edad, y su hija Pixie se están preparando activamente para la celebración del Halloween — una calabacita más hermosa que esta bebé, ¡sería muy difícil de hallarla!

«El hecho de que ella sobreviviera — es un verdadero milagro, pero lograrlo, para todos nosotros, era realmente muy difícil», — comparte la dichosa madre de la bebé.

Deseamos sinceramente y de todo el corazón la buena salud para esta pequeñita, a la que los médicos le daban pocas posibilidades de sobrevivir. Esta historia saca a relucir una verdad muy importante: las cosas más importantes en la vida, a veces, pueden caber en una pequeñita bolsa transparente.

¿Tú también te has quedado emocionado por la increíble historia de Pixie? Entonces no dudes en compartirla con tus amigos y seres queridos.