Espantoso hallazgo en la playa

Mientras jugaban en la playa, estos niños encontraron algo extraño… ¡Qué horror!

El día que la familia Greyvel decidió ir a descansar a la playa del puerto galés de Berry, nunca podrá borrarse de sus memorias. Todo iba bien, hasta que los niños descubrieron un misterioso objeto en la arena. Se trataba de una enorme esfera oxidada, casi totalmente cubierta de conchas.

Al parecer, esta extraña bola estuvo vagado por más de una decena de años, hasta que el mar finalmente la arrojó a las manos de Kelly y sus hijos. Los adultos creyendo que se trataba de una antigua boya, por lo que no se opusieron a que los niños jugaran con aquel objeto desconocido. ¡Sin embargo, unos días más tarde, mientras veía las noticias, la familia experimentó un gran shock!

Las autoridades anunciaron haber encontrado en la orilla de la playa una antigua mina de la Segunda Guerra Mundial. Cuando la pantalla mostró la foto del artefacto, todos quedaron horrorizados. ¡Era nada menos que la esfera oxidada con la que los niños estaban jugando!

Más tarde, en una entrevista a los periodistas, la pareja admitió haber quedado fascinada por las conchas incrustadas a los lados de la misteriosa bola. Lo más interesante es que, aquel día en la playa, la madre de la familia incluso bromeó sobre los peligros de las minas. ¡Y los niños inocentemente habían jugado con una, dándole golpes y patadas como si se tratara de un balón!

Como se sabe, durante la Segunda Guerra Mundial, el agua se cobró cientos de miles de minas. ¡Aunque ha pasado mucho tiempo desde entonces, de vez en cuando el mar devuelve a tierra estos monstruosos regalos!

Cubierta de conchas, la mina realmente lucía como una vieja boya. Afortunadamente, nadie resultó herido. Los expertos cuidadosamente se llevaron la esfera de metal a un polígono, y la detonaron.

Ten en cuenta que, por un estrecho margen, la familia Greyvel no fue destruida por una mina del siglo pasado. Esta historia pudo haber terminado en una monstruosa tragedia. Por suerte todo salió bien. ¡Espero que esta experiencia alerte a otros vacacionistas, para que no cometan semejante error!

Comparte este mensaje con tus amigos. ¡Mucho cuidado con los regalos del mar!