Compartir

Por qué el verdadero heredero del trono británico estuvo oculto a la gente

No importa cuánto tiempo pase, el interés por la familia real británica no disminuye. Incluso cien años atrás, los Windsor ya estaban en boca de todos. Las personas coronadas siempre han proyectado una imagen segura y atractiva, por lo que aquellos que no cumplieran con las expectativas tuvieron que esconderse detrás de siete candados.

Un destino similar sufrió el hijo menor del rey Jorge V y la reina María. El príncipe John vivió una vida breve y dramática. ¿Por qué falleció el heredero del trono británico a la edad de 13 años, y por qué se mantuvo oculto cuidadosamente del ojo público?

GettyImages

CONDENADO DESDE EL NACIMIENTO: LA ENFERMEDAD INCURABLE DEL PRÍNCIPE JOHN

Poco después de cumplir los 4 años, de repente el niño comenzó a enfermarse con frecuencia. A la misma edad sufrió su primer ataque epiléptico. El hecho es que en el siglo pasado no existían métodos para tratar la epilepsia y los pacientes solo podían esperar un milagro. Y la esperanza en los corazones de los padres estaba realmente ardiendo. La pareja real esperaba que su hijo se curara. Después de todo, Leopold, el tío de Jorge V, el hijo menor de la reina Victoria, también tuvo convulsiones en la infancia, que pasaron con los años.

Por desgracia, el milagro no sucedió. El príncipe John se convirtió en un paria no solo en la sociedad, sino también en su propia familia. Los padres escondieron al augusto heredero y no permitieron que sus familiares lo visitaran. Bajo la atenta mirada de la niñera Lalla, el príncipe vivía con sus hermanos y hermana en Sandringham. John creció lindo y gentil, como un pequeño gatito. Pero debido a ataques de epilepsia y signos de otra enfermedad, presumiblemente autismo, sus estudios le resultaron muy difíciles.

GettyImages

VIDA EN LA GRANJA

‡агрузка...

Cuando el príncipe tenía 6 años, su padre ascendió al trono británico. Todos los hijos del rey recién nombrado asistieron a la coronación, excepto John. La versión oficial dice que los padres simplemente estaban preocupados por la salud de su hijo, pero los periódicos seguían diciendo: «¡La familia real tiene miedo de los escándalos!» Quizás así fue. Después de todo, los augustos parientes ocultaron cuidadosamente todos los datos sobre el niño, hasta su fatal desenlace. Y posteriormente, el nombre de John incluso fue eliminado de la genealogía.

Cuando el niño cumplió 10 años, los médicos aconsejaron a sus padres que se prepararan para lo peor: «No vivirá mucho y estará muy atormentado». Pronto, la regia pareja envió a su hijo a una pequeña cabaña en Wood Farm, bajo el cuidado de su niñera, quien atendió y cuidó fielmente del heredero. Sorprendentemente, a pesar de las dificultades, el príncipe John no fue un niño introvertido. Se sintió atraído por la gente y extrañaba a su familia. Para mantener a su nieto, su amada abuela Alexandra ordenó la creación de un elegante jardín en Sandringham. Este fue un gran consuelo para el niño. A menudo pasaba tiempo allí y enviaba cartas a sus padres con flores de su rincón del paraíso.

GettyImages

ÚLTIMOS AÑOS

Cada nuevo ataque era más largo y doloroso que el anterior. El príncipe John pasó sus últimos años en aislamiento. Después de un fuerte ataque, el heredero del trono británico abandonó este mundo. La niñera le informó a la Reina la desgarradora noticia. Después de eso, Lalla renunció de inmediato, ya que no podía hacer frente al dolor de la pérdida. Afortunadamente, en su corta vida, el príncipe disfrutó de una verdadera amistad. La sobrina del novio real vivía en la granja. Como la joven tenía asma, los niños se llevaron bien rápidamente. Dieron largas caminatas, jugaron y cuidaron el jardín.

GettyImages

LA REACCIÓN DE LA FAMILIA REAL

En una carta a su amiga, la reina escribió: «Estamos agradecidos con Dios porque lo tomó de una manera tan pacífica, en el sueño. Se fue a su hogar celestial sin dolor ni lucha».

El rey se mostró lacónico. Describió la partida de su hijo a un mundo mejor como «la mayor misericordia posible».

Particularmente reveladora fue una carta del hermano John Edward: «Su partida fue un gran alivio. Este desafortunado niño parecía más un animal que una persona. Él era solo un hermano de sangre para nosotros y nada más».

© Loc

Los periódicos escribieron que el príncipe se durmió en un sueño eterno con una sonrisa angelical en los labios. Entonces la prensa por primera vez arrojó luz sobre el hecho de su enfermedad. Los sujetos compartieron el dolor de la familia real, pero pronto todos se olvidaron rápidamente del niño. Todos, pero no Lalla. En la repisa de la chimenea de la antigua casa de la niñera, hasta su último día, hubo un retrato de John.

Triste la historia de la corta vida del príncipe John ¿verdad? Escríbenos en los comentarios si estás de acuerdo con la decisión de la familia real de aislarlo y esconderlo del público, danos un Me Gusta y comparte este enlace y tu opinión con las amistades de las redes sociales.

Загрузка...