Punto negro como señal de la violencia doméstica

Esta mujer se pintó un punto negro en la palma de su mano. En poco tiempo, la policía estaba llamando a la puerta de su casa.

No es ningún secreto que muchas mujeres alrededor del mundo sufren violencia doméstica. En cada hogar, tarde o temprano, ocurren peleas familiares. Y cuando en medio de discusión se agotan los argumentos, la acción puede tomar el curso de la fuerza brutal. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada 3 mujeres en el mundo sufre maltrato a manos de su propio marido.

Sin embargo, muchas de las victimas prefieren guardar silencio sobre este tema. Algunas tienen miedo de atraer aún más la ira de su pareja. Otras sienten vergüenza de hablar sobre este asunto.

Por iniciativa de un grupo de activistas irlandesas, ha comenzado una extraordinaria campaña mundial llamada «Punto negro» («Blackspot»). El objetivo de este proyecto es atraer nuevamente la atención sobre el problema de la violencia doméstica. Las mujeres que sufren el maltrato, usarán en su mano un punto negro dibujado. Será una especie de señal SOS para los demás.

Básicamente, el punto servirá como señal para los amigos y los allegados. Al ver este símbolo elocuente en la palma de la mano de alguna amiga, se debe apoyarla, al menos moralmente. Después de todo, muchas mujeres a veces sencillamente no tienen el valor de responder a las acciones de sus maridos.

Hay que decir que ya se han reportado casos en los que el punto negro dio lugar a la intervención de la policía. Este es el caso de británica Jacqueline Pavlicek que envió a su trabajadora social una fotografía con un punto negro en la palma de la mano. A la mañana siguiente su marido tuvo visita de un oficial de policía. Después del juicio, se determinará la gravedad de la acción del jefe de la familia, con la aplicación de cargos penales o administrativos.

El problema de la violencia doméstica es más común de lo que parece a simple vista. Es común creer que esto solo ocurre en las familias disfuncionales. Pero las estadísticas demuestran que entre los agresores hay abogados influyentes, banqueros, médicos, profesores…

Los iniciadores del proyecto creen que, mientras más gente conozca acerca de la violencia doméstica, más fácil será enfrentar este problema. ¡Nadie debe quedarse al margen, cuando se trata de ayudar a las mujeres en una situación así! Ayuda a difundir esta información, comparte este artículo con sus amigos.