El niño lucha contra el cáncer

La madre lleva a su hijo exhausto de la mano. Llegó la hora de decir adiós…

La historia de Derek Madsen, de 10 años de edad, de Sacramento en California, es difícil de describir. Pero, si su madre fue capaz de enfrentar esta situación, también nosotros trataremos…

En el verano de 2005, el niño fue diagnosticado con neuroblastoma, un tipo de cáncer que afecta principalmente a los pequeños. Todo el tiempo, mientras el niño se enfrentaba a la enfermedad, estuvo acompañado por la fotógrafa Renee Byer. El resultado fue un proyecto que rompe el corazón, y lo vamos a compartir contigo ahora.

Este es Derek y su madre Cyndie, al principio, en el centro médico. Necesitaban saber si el niño podía recibir la médula ósea de un donante. Trataban de pasar los minutos de espera de alguna forma…

Cyndie está tratando de calmar al niño después de la cirugía. Al pasar el efecto de la anestesia, el niño sintió un dolor verdaderamente infernal.

La madre le hace masajes al hijo. Este procedimiento es vital…

Cuando supo que su hijo necesitaba de otra operación más — para extirparle un tumor en el estómago, la madre abrazó a su bebé.

En los momentos en que el dolor brevemente disminuye, Derek es un chico normal. En esta foto está jugando con sus hermanos…

Derek odia los hospitales. En cada minuto libre, trata de aferrarse a la calle.

Mientras los médicos no le pedían a la madre que saliera de la sala de operaciones, ella se mantenía junto a su niño.

El hermano de Derek le sostiene su mano, mientras lo ayuda a prepararse para la radioterapia.

El doctor y la madre están tratando de convencer al niño de que es necesario reducir el tumor para poder retirarlo. Pero Derek ya no puede soportar el dolor y pide que lo lleven a casa.

La madre le permite a su hijo conducir detrás del volante del vehículo, siempre y cuando continue con el tratamiento. Unas horas más tarde, se entera de que el niño no se podrá curar.

El cáncer se propaga rápidamente por todo el cuerpo del niño. Debido a esto, un ojo se le pone negro. Por detrás de Derek, un envío de las camareras de su restaurante favorito. Todo el mundo trata de darle ánimo al niño.

Cyndie y su mejor amiga Kelly tratan de apoyar una a la otra. Derek se está debilitando cada vez más…

28 de abril, 2006. Cyndie elige la ropa con la que van a enterrar a Derek.

Agotado por completo, Derek trata de reunir toda su fuerza para dar algunos pasos. A causa de su tumor en el estómago, el vientre se le inflamó hasta no caberle en los pantalones.

Derek le da un beso a su madre durante un evento de caridad. Está demasiado débil para levantarse.

La madre está todo el tiempo al lado de su hijo, quien recibe los calmantes más fuertes…

El 10 de mayo de 2006. Con lágrimas en los ojos, Cyndie lava el catéter de su hijo. Minutos después, la enfermera entra con una dosis de analgésicos, para que el niño pudiera morir sin dolor.

Cyndie y su familia besan a su hijo por última vez, y cantan una canción de despedida.

El 19 de mayo de 2006 Derek fue enterrado. La madre estaba a la cabeza de la procesión, y los amigos y hermanos del niño llevaban su ataúd.

¡Son fotos muy impactantes! Derek empleó muchas fuerzas para luchar por su vida. Cyndie compartió estas fotos, no sólo con el fin de mostrar lo difícil que le fue combatir la enfermedad, sino también para que la gente pudiera entender que, incluso en una situación de este tipo, se puede encontrar una razón para disfrutar de la vida…

Comparte este material con tus amigos y conocidos. Derek lo merece…