El estudiante imprimió un soporte en una impresora 3D

Lo que este chico hizo con sus dientes, le ahorró miles de dólares. ¡Una idea perfecta!

Sin lugar a dudas, un número inmenso de inventos, a lo largo de nuestra historia, ha traído considerables beneficios para la humanidad. ¡No hay que ir lejos! Basta con mencionar la famosa 3D-impresora, un invento relativamente reciente, con ayuda de la cual se están creando diversos prótesis para personas discapacitadas en el mundo entero.

Por otra parte, recientemente escuché que, en algún lugar en China, hay todo un pueblo donde todas las casas están impresas en impresoras de 3D. ¡El progreso no se detiene!

En fin, conozcan a Dudley — un típico estudiante de 23 años que estudia en uno de los Institutos de Tecnología de Nueva Jersey. Toda su vida el chico ha sufrido por el hecho de que sus dientes, por decirlo suavemente, no son suficiente parejos. Cuando era un niño, solía usar los brackets, pero debido a la continua burla de sus compañeros de estudio, dolor y el malestar constantes, desistió de su tratamiento.

«Me sentía incómodo a causa de mis dientes, bastante torcidos, que eran un recuerdo vivo de cómo había descuidado mi salud dental en la infancia. Lo único que lamentaba en verdad era el dinero que mis padres habían gastado en los dichosos brackets, y que en definitiva no usé», — confesó Dudley en una entrevista.


 
El chico, acomplejado y tímido, incluso trató de no sonreír más, para que nadie viera sus dientes. Sin embargo, años más tarde, Dudley decidió ponerse de nuevo los soportes, esta vez claro, comenzó a buscar la información correcta en la red.

Vagando en las extensiones de Internet, Dudley notó un detalle importante: en todos los sitios, los brackets figuraban como algo que se podía imprimir en una impresora 3D. Y entonces se le ocurrió algo brillante…

Siendo estudiante del Instituto de Tecnología, Dudley tiene acceso al dispositivo 24/7. Sin embargo, con el fin de imprimir una «mandíbula-3D», idéntica a la suya, Dudley se vio obligado a realizar detallados estudios y cientos de mediciones que, al final, dieron sus frutos.


 
El estudiante describió el laborioso proceso, colocando toda la información en su blog. Como resultado, el costo del molde de la mandíbula para Dudley fue solo de $60, en lugar de $8000 (coste medio de los brackets en los EE.UU.). ¡Wao, qué ahorro! Su invento puso toda la ortodoncia moderna de cabeza.


 
El chico elaboró una serie de brackets alineadores que uso continuamente por 16 semanas, para un total de 4 meses. ¡Su mandíbula quedó absolutamente pareja! Dudley comentó que los 3D-brackes son completamente invisibles en los dientes, y que su uso le proporcionó incomparablemente menos molestias que los aparatos tradicionales.


 
Muchas personas han recurrido a Dudley, pidiéndole que les haga brackets idénticos para sus mandíbulas, pero el estudiante por el momento no está decidido dedicarse a ello. Hasta el momento, ha presentado con éxito su proyecto en el Instituto, donde todos los profesores se quedaron encantados con lo que vieron y, por supuesto, lo calificaron con una nota alta.

Con el ingenio, talento y la necesidad que es la «madre de todos los inventos», ¡la medicina mundial tiene un gran futuro! ¿Te gustó la idea de este estudiante estadounidense? Comparte este post con tus amigos, para que conozcan sobre esta excelente alternativa a los aparatos tradicionales.