El entretenimiento en el Coliseo

Así fue el entretenimiento en el famoso Coliseo romano. Se me hiela la sangre…

En nuestro tiempo, se le presta mucha importancia al entretenimiento, hay tantos de ellos que, literalmente, te puedes perder la cabeza, eligiendo cual te gusta más. Lo más importante es tener el tiempo suficiente para ello. Vas a tener que esforzarte mucho para determinar con precisión qué más te gusta. Ahora veamos cómo se divertía la gente en la antigua Roma. La historia indica que no había mucho margen para elección.

Cabe señalar que se excedían al máximo, apoyados por la ausencia de restricciones morales: los entretenimientos se caracterizaban por ser absolutamente brutales y sanguinarios. El escenario principal de la época era conocido como el famoso Coliseo romano. Y esto fue lo que ocurría allí…

1. Columpio para los delincuentes

Los organizadores de los espectáculos eran personas con imaginación retorcida y siempre encontraban soluciones «creativas». Por ejemplo, he aquí un dispositivo que parece un columpio. Ataban a los criminales, los oscilaban con movimientos pendulares, y luego… soltaban a los animales salvajes. Los animales hambrientos trataban de agarrar a la gente, y ellos, a su vez, trataban de defenderse y sobrevivir. Al parecer, esto le causaba mucha diversión al público.

2. Los animales salvajes que aparecían de la nada

Los animales hambrientos siempre solían cambiar el curso de los acontecimientos, ya que su aparición, por lo general, nadie la esperaba. Eran subidos por unos ascensores especiales (en el Coliseo los había 24 piezas). Los hombres eran repentinamente atacados por leones, lobos, osos u otros animales. Dicho sea de paso, cada elevador pesaba unos 270 kilos, y para hacer accionar uno de ellos, se requerían por lo menos 8 personas.

3. El Emperador Cómodo desnudo

Este sujeto era un gran fan de los entretenimientos en la arena y, a menudo, luchaba contra los animales. Solo que, para hacerlo, iba completamente desnudo. Básicamente, luchaba con avestruces, leones, elefantes, hipopótamos, que para él traían desde lejos. También combatía contra las personas, pero por lo general, elegía su rendición, ante que perdieran la vida. Cuentan que fue accidentalmente estrangulado por su propio entrenador de lucha.

4. Enanos con sables

Que Cómodo perdonara a los vencidos, no significaba que fuera un tío bueno y piadoso: durante su reino, a la muerte en la arena no solo fueron condenados los criminales, también lisiados. Se sabe que un día él ordenó que reunieran a todos los enanos. Les entregó hachas, y luego los obligó a luchar entre sí, hasta que quedara solo uno. En otra ocasión, él recogió a los sin piernas, los ató y les golpeó con porras en la cabeza. ¡Se divertía a su antojo!

5. Mortales escenas de los mitos romanos

Para no ejecutar a cada delincuente de la misma manera, en el Coliseo se montaban escenas mitológicas, por ejemplo, el destino de Prometeo. Empalaban al criminal y le abrían el vientre. Pero el papel del ágila, lo cumplía un gigantesco oso salvaje. U Orpheus, que con el sonido de su lira domaba a los animales. La sorpresa del condenado era indescriptible, cuando sobre él se abalanzaba un león hambriento que acababan de traer de África. Así se divertía el extravagante déspota…

6. Los animales de todo el mundo

Cabe señalar que el Coliseo era el lugar donde se podía presenciar a los animales más exóticos — aquí por primera vez ante el público romano apareció una jirafa. Sin embargo, los espectadores rápidamente se cansaban de deleitar la vista — más les gustaba cuando ver las fieras enfrentarse entre sí. Como resultado, miles de animales morían en la arena…

7. Caza libre

Un hecho curioso: una vez el emperador Probo ordenó a que plantaran árboles en el mayor circo de Roma, que con el tiempo se convirtió en un bosque. Y luego invitó a la gente a bajar de las gradas y personalmente participar… en una gran cacería. Al improvisado bosque soltaron una gran cantidad de avestruces, venados y jabalíes, y se le permitió a la gente cazarlos usando cualquier medio a la mano. La caza, podían llevársela consigo.

8. Las mujeres

Se conoce que en el campo de lucha participaban no solo los soldados profesionales o delincuentes. Un destino similar, les esperaba también a las mujeres, que a menudo luchaban entre ellas o contra enanos, usando machetes.

9. Batallas navales

Algunas batallas se consideraban un lujo real. Se trataba de batallas navales. Su alcance era tan grande, que el Coliseo no podía darles cobertura. En el año 46 antes de Cristo, Julio César ordenó escavar todo un lago en el Campo de Marte, en el cual tuvo lugar la primera gran batalla. Allí participaron 16 galeras de guerra y 2.000 gladiadores. Todos los que sobrevivieron fueron liberados.

10. La muerte por diversión es el peor de los males

No a todos los condenados les atraía la lucha en la arena, incluso bajo el estímulo de que, en caso de ganar, podían obtener la libertad. Muchos lo consideraban vergüenzoso, y trataban de quitarse la vida por todos los medios posibles. Por ejemplo, en una embestida desesperada, un prisionero alemán logró suicidarse, atorándose una esponja en la garganta, mientras estaba en un baño público.

¡Cuántas veces me sorprendo pensando – qué bien que esos tormentosos días se han perdido en el pasado! Ahora, ¿Quién sabe, qué hablarán de nosotros dentro de 2000 años? Comparte este post con los demás amigos y allegados, para que conozcan un poco de historia y valoren las bondades de nuestra época. Y como no, para que también dejen sus opiniones al respecto.