Compartir

Los cuerpos de estas personas en Tanzania valen más que el oro. ¡Son cazados eternamente!

Esta historia sobre los niños albinos de Tanzania se ha hecho muy popular gracias al fotógrafo Eric Laforgue, que la documentó.

El país en el que viven se desarrolla según sus propias leyes. Aquí creen en los brujos y creen que la carne de estas personas en particular trae buena suerte.

Las elecciones presidenciales se celebrarán próximamente en Tanzania, y esto genera el mayor peligro de que los albinos sean atrapados.

El fotógrafo visitó la organización benéfica Under the Same Sun, que da refugio a niños albinos. ¿Por qué? Pues porque es allí donde únicamente están seguros.

La organización brinda protección constante a estas personas especiales. Incluso a una caminata regular, no los dejan salir desatendidos, es decir, «desprotegidos».

«En Tanzania, los albinos valen su peso en oro. Los brujos usan partes de sus cuerpos (narices, genitales, lenguas, dedos y oídos) para preparar pociones que supuestamente traen felicidad», explica Eric Laforgue.
Se podría considerar esta historia como una leyenda rebuscada, si no fuera por los hechos estadísticos que confirman su realidad.

‡агрузка...

En 2000, hubo 76 asesinatos de albinos en la región. Y esto es solo el número registrado oficialmente. El costo de las extremidades de estas personas sin melanina en la piel varía de 500 a 75 mil dólares. Teniendo en cuenta que el salario promedio en Tanzania es de solo $ 40, imagina…

Emmanuel Festo, de 14 años, con quien el fotógrafo logró conversar, tuvo la oportunidad de sobrevivir a un ataque a su persona. Sobrevivió, pero su brazo fue cortado hasta el nivel del codo. En el futuro, quisiera asumir el cargo de primer ministro para regular la situación con los albinos a nivel estatal.

A otra niña, Kabul Ngarango, a la edad de 12 años también le cortaron la mano mientras dormía. Ahora su sueño es convertirse en abogada para proteger a los de su propia condición.

A Barak Kosmas, de seis años, le cortaron la mano a los tres años. La investigación arrojó a 17 personas como sospechosas, sin embargo, el culpable fue su propio padre. Vendió la extremidad por $ 5,000.

«Mientras me cortaban la mano, no sentí dolor. Tan pronto como terminaron, dolió tanto que grité. Reconocí a uno de los atacantes como mi tío», recuerda Kulwa Lusana, una víctima de 17 años.

Mariam tiene 32 años. Cuando su cuerpo fue mutilado, se quedó sin manos y perdió un hijo, del que estaba entonces embarazada. Después del incidente, la mujer comenzó a vivir en el territorio de una organización benéfica y a cuidar a sus pequeños habitantes.

Hay muchas historias de este tipo. La única culpa de estos desdichados es haber nacido albinos en un país donde reina el culto a la brujería.

Los tanzanos que se hacen llamar hechiceros están dispuestos a pagar mucho dinero por la carne de los albinos, ya que ellos mismos reciben aún más de sus clientes y se quedan con una gran ganancia.

Con el dinero de países occidentales, se han construido pensiones especiales para los albinos, con el fin de al menos salvar sus vidas y aislarlos de una sociedad hostil. Pero esto no ayuda a resolver la base del problema: La objetable actitud hacia quienes padecen trastornos de la pigmentación de la piel.

¿Te ha impresionado lo aquí leído? Cuéntanos en los comentarios lo que opinas de todo esto. ¡Danos un Me Gusta y asegúrate de compartir el artículo con tus amigos!

Загрузка...