El cuerpo de la chica está cubierto de lunares

Sus compañeros de clase le pusieron «Perro moteado». ¡Pero ella creció y se burló de todos!

«Después de todo, todos somos seres extraños, y no importa si estos rasgos están dentro o fuera de nosotros», — dice una niña estadounidense llamada Sierra Sarrinen. Con esta idea refuta a las demás personas, después de haber vivido 21 años de vida bajo la mirada de extraños… Y para eso hay una razón…

Sierra nació con una rara condición de la piel. Alrededor de 2/3 de su cuerpo está cubierto de marcas de nacimiento. Los médicos la diagnosticaron como un «nevo melanocítico congénito». Esto ocurre una vez cada 500 000 casos.

La mancha más grande en el cuerpo de la niña comienza en la parte inferior del abdomen y termina cerca de la base del muslo.

Por supuesto, con esta situación de la piel, la niña tuvo momentos difíciles. Aunque con este diagnóstico no tiene ninguna limitación física, o sea, Sierra puede vivir una vida plena. Lo único que tiene que hacer frente es a la excesiva atención de los demás.

Según Sierra, en la escuela ella fue objeto de continuas burlas, la llamaban Spotted Dog (Perro moteado). Sobra decir que la chica lo tomó demasiado en serio, y su autoestima se redujo drásticamente.

Además, los chicos regularmente la insultaban: ¡Estás sucia! ¡Vete a tomar una ducha!»
Con el tiempo, la niña aprendió a descartar los comentarios negativos. Se dio cuenta de que las personas reaccionan ante ella solo debido a su peculiaridad. Simplemente no la ven común y corriente…

Ella trabaja en una zapatería. La joven dice que le gusta ser diferente de los demás. En su ciudad natal, todos la conocen, y prácticamente no hay lugar para burlas. Por otro lado, Sierra afirma que sería una prueba severa para ella ir a otro lugar, ya que había sido víctima de bulling y sabe de sobra lo que es eso.

Desafortunadamente, hay que admitir que los seres humanos a veces somos crueles con los que no son iguales a nosotros. A cosecuencia de esto, personas como Sierra lo pasan bastante mal. Tal vez deberíamos reconciderar tal comportamiento…

¡Asegúrate de compartir esta historia con tus amigos de las redes sociales! ¡Y no olvides dejar los comentarios a continuación!