Decoraciones de perlas e hilos, hechas con tus propias manos

¡Me prometí a mí mismo hacer algo así! Cordeles, perlas, una belleza preparada para una velada.

Cada año que pasa, las decoraciones artesanales se vuelven más y más populares. ¿La razón? Pues, fácil: Debido al insultante precio de los productos de marcas famosas, muchas las personas han buscado alternativas muy bellas y económicas, hechas con sus propias manos. La siguiente propuesta está muy de moda, y es muy sencilla de hacer. Solo necesitarás una madeja de hilo y algunas perlas… ¡Wow!

Decoración de bolas con las manos

Esta joyería acentúa la feminidad y el encanto de su propietaria, independientemente de su edad. Se puede combinar con cualquier tipo de ropa, desde la más elegante hasta la más sport, y usar en cualquier momento del año, ya sea verano o invierno.

¡Qué pasada! compiló una serie de ideas para crear hermosas decoraciones, con la ayuda solo de hilos de lino y algunas perlas. ¡Anímate, y crea tu propia obra maestra!

Te proponemos familiarizarte con estas técnicas de fabricación de pulseras de cuerda y perlas. El proceso no es nada difícil, y puedes crear algo único y maravilloso. Además, esta actividad te ayudará a relajarte y a olvidar tus problemas por un rato. ¡Todo un placer!

Pulsera de hilo y perlas

Necesitarás

  • madeja de hilo
  • tijeras
  • perlas grandes

Fabricación

  1. Toma 7 hilos de 1,5 metros de largo. Une 6 de ellos con un nudo, a fin de formar un lazo.

  2. Así es como debe lucir.

  3. Luego, toma el séptimo segmento de la cuerda, y átalo en el lado de la gaza, para que el nudo no sea visible. Ata el lazo, como se muestra en la foto.

  4. Cuando el lazo esté hecho, oculta la restante cola de hilo dentro del nodo, y corta el sobrante.

  5. Ahora la tarea es ensartar, una a una, las perlas de diferentes tamaños, en cada uno de los 6 hilos, asegúrate de que las más parecidas se encuentren lo más alejadas unas de otras.

  6. Después anúdalo. Ata las perlas a cada hilo y de nuevo átalo todo.

  7. De nuevo perlas y de nuevo nudos. Terminado el último nudo, toma en otro hilo las perlas más grandes. Esa será la hebilla.

  8. ¡Y ya está lista la pulsera!

    

He aquí una hermosa y elegante joya, hecha con tus propias manos. Basta con solo querer… ¡Puedes estar orgullosa del resultado!

Anímate, reúne los materiales y un poco de tu tiempo y… ¡Adelante! Guarda esta selección de ideas, y compártela con tus amigos, para que se sientan inspirados también.