Cuervos traen obsequios para esta niña

Ella descubrió a un pajarito que la seguía a todas partes… ¡La magia no se hizo esperar!

La de hoy es una historia bastante inusual, tanto, que no tardó en hacerse viral por todo el ámbito de la red de redes… Así es. Todo comenzó cuando Gabi Mann, una niña de Seattle, tenía apenas 4 años de edad. Por aquel entonces, esta afortunada chica se hizo amiga de ciertos animalitos emplumados de su jardín, una amistad que ha superado las barreras de las especies y el tiempo…

En una ocasión, la pequeña se dio cuenta que los cuervos de su jardín estaban muy pendientes de ella, como si la niña fuera un miembro más de la familia. ¡Lo que hicieron fue sencillamente increíble!

¿Quieres saber por qué? Pues, continúa con nosotros… ¡De seguro, esta historia te va a encantar!

Si quieres ser parte de la familia de un cuervo, esto es lo que tienes que hacer…

Actualmente, Gabi tiene 8 años, pero su relación con los cuervos comenzó desde que tenía solo 4 años. Como la mayoría de los niños de su edad, no era extraño que dejara caer, de vez en cuando, su comida al suelo: un cacahuete, un trozo de sándwich, un pedazo de queso…

Sin embargo, un día descubrió a un pequeño pajarito negro que, atento, la seguía a todas partes. El cuervo acababa de comerse un trocito de hamburguesa que se le había caído, y la miraba fijamente, a la espera de si, por casualidad, se le caía algo más.

A Lisa, la mamá de Gabi, la situación le resultó bastante graciosa, por lo que le sugirió a la niña que compartiera sus sobras con otros animales, para que estos pudieran alimentarse. ¿Por qué no? La idea era una buena. A Gabi le pareció divertida esa novedosa responsabilidad, por lo que, a partir de entonces, comenzó a preparar, cada día, una bonita caja con comida y agua para los cuervos.

Y la magia no se hizo esperar… Poco a poco, aquella caja de comida fue llenándose, a su vez, de pequeñas recompensas, de parte de los cuervos para la niña. Era una especie de intercambio y agradecimiento. ¡Increíble, pero cierto! ¿Te gustaría conocer qué obsequios le trajeron los cuervos a nuestra pequeña protagonista?

  • Un corazón de cristal (esta es la pieza que más le gusta a Gabi, pues, según ella, representa el amor que se tienen)
  • Bisagras
  • Piedras pulidas de colores
  • Alambres y horquillas
  • Llaveros
  • Piezas de vidrio de diferentes colores
  • Tapones de botellas
  • Tuercas
  • Botones
  • Pendientes
  • Conchas
  • Cordones de zapatos
  • Trozos de esponjas
  • Piezas de Lego

Para Gabi y para su madre, esto es algo muy especial. Todos estos inusuales regalos están celosamente guardados en cajitas, con la fecha en que fueron entregados. ¡No han fallado ni un día, desde hace 4 años! Según los especialistas, los cuervos son animales realmente inteligentes, cuya conducta es costumbrista. Esto explica que suelan hacer algún tipo de intercambio, cuando van a formar parte de un círculo social.

Es habitual, por ejemplo, ofrecerse entre ellos alimentos o cortejos. Y, aunque los regalos de objetos no son algo muy frecuente, sí podría ocurrir, como en el caso de Gabi. Ella misma explica que, a veces, algunos regalos no son precisamente agradables, como cuando le trajeron unas pinzas de cangrejo en descomposición, y hasta algún animal muerto. La verdad, nunca se sabe lo que va se va a encontrar en su jardín, a la mañana siguiente. ¡Pero, ahí está la magia!

¡Una amistad muy recíproca, sin duda! ¿Qué te pareció la historia de esta chica y sus emplumados amigos? No olvides compartirla en tus redes sociales…