Cuerpo de una mujer después del parto

Ella publicó sus fotos, 48 horas después del nacimiento. 3 meses después, todo cambió…

Hace algún tiempo, mientras conversábamos sobre las cosas de la vida, mi amiga me comentó que no quería tener hijos, pues no quería echar a perder su figura perfecta. Ella les temía a las estrías, y a las características libritas de más, que generalmente quedan después de dar a luz, o a que sus pechos y estómago quedaran flácidos… La verdad, no le hice mucho caso a tales declaraciones, pues sabía que pronto ella cambiaría de opinión.

Hoy en día, mi amiga es una preciosa madre de dos hermosos niños, y dice sentirse muy feliz de su suerte. ¡Por cierto, su figura luce tan bien, que más de una jovencita la envidiaría!

Muchas mujeres comparten el temor de tener un hijo, pensando que esto pondrá fin a sus bellas figuras. Por esta razón, Julia Vosal, escritora y madre de dos hijos, decidió contar en su micro-blog, lo que sucede con el cuerpo de una mujer, después del parto. Estas imágenes de diferentes momentos de la maternidad, acompañadas de potentes mensajes de texto, han ganado mucha popularidad entre las féminas de la web…

«Vivimos en una época en que la Internet, desde cualquier lado, nos bombardea con fotos de mujeres que, inmediatamente después del nacimiento, parecen pura perfección (una mujer común, por desgracia, no es Kate Middleton). La mayoría de nosotras no ha sido bendecida por la naturaleza, de la forma que hubiéramos querido. Un hecho desafortunado, pero está bien.

Publico una foto de mi cuerpo, para que las mujeres vean cómo realmente me vi como durante el embarazo y después del parto.

El primer día después del parto
A la izquierda, una fotografía en la semana 37 de embarazo, y a la derecha, una del día después del nacimiento de mi bebé. Mira, la diferencia no es tan grande. Pues sí, queridas, así es como luce una mujer después del parto. No puedo imaginar cómo voy a seguir usando pantalones ajustados.

Dos días después del parto
Como ven, mi estómago no va a desaparecer. Todavía sigo con la misma ropa que usé durante el embarazo. Este es un momento increíble para el cuerpo femenino, lleno de hormonas y adrenalina. En el hospital, no tenía siquiera la fuerza necesaria para tomar una ducha.

Semana después del nacimiento
Buen intento, pero incluso una camiseta no oculta lo que se esconde debajo. Hasta ahora yo llevaba un pijama desde el embarazo, y mi vientre parecía una calabaza, porque llevaba «la ropa interior de la abuela.» Esa es la verdad.

Dos semanas después del nacimiento
Algo comenzó a suceder. Tal vez, el estómago comienza a reducirse poco a poco. Ya es hora de tirar la vieja y estirada pijama, y elegir cosas nuevas.

Catorce semanas después del nacimiento
Gracias a Dios, alguien pensó en las camisas sueltas. No hay necesidad de comprometer el estómago y, finalmente, 3 meses después del nacimiento, mi cuerpo se ve más o menos así. Por supuesto, el estómago se estira, y quedaron algunas estrías. Eso es normal. Pero, del vientre distendido después del parto, no hay por qué preocuparse.

No intentes parecerte a una modelo. Lo más importante es que te sientas bien con tu cuerpo. No todas somos iguales, pues cada una tiene su propio tipo de piel, su estilo de vida…

Tú eres hermosa, no importa como luzcas después del parto. ¡Tú has tenido un bebé, y esta es la mejor cosa en el mundo!»

El blog de Julia ha inspirado a muchas madres, quienes comenzaron a lanzar sus fotos a la red de redes, y a compartir sus experiencias. ¡Es maravilloso que las mujeres de todo el mundo pueden apoyarse mutuamente!

Comparte este mensaje con cada mamá que conozcas, recuérdale que es hermosa tal y como es, y que su recompensa es esa pequeña criatura que ha traído a la vida.