Cómo perder peso sin hacer dietas ni ejercicios

Para bajar de peso sin dietas ni ejercicios: ¡Solo acuéstate de esta manera 3 veces al día por 5 minutos!

La escasez de tiempo es un gran problema que enfrenta la mayoría de las personas hoy en día. Muchos no disponen de tiempo para correr en las mañanas, otros simplemente no poseen fuerza de voluntad, suficiente para seguir una dieta. Debemos admitir que perder peso, sin dietas ni ejercicios, es el sueño de muchas personas.

Hoy ¡Qué pasada! te invita a conocer el método, desarrollado por Fukutsudzi, reconocido experto y médico japonés. No se trata de una dieta, tampoco incluye ejercicios extenuantes ni requiere de grandes inversiones de dinero. El libro con la descripción y fundamentos de la metodología ha sido vendido en casi seis millones de copias por toda Asia. Sin embargo, como todo lo genial, ¡es muy simple!

NECESITARÁS:

  • una toalla larga (enrollada: 40cm de largo y 7-10cm de grosor),
  • una cuerda resistente, para sujetar la toalla enrollada,
  • una superficie plana,
  • 5 minutos de tu precioso tiempo.

Según el Dr. Fukutsudzi, la acumulación excesiva de grasa en la sección abdominal está relacionada con la varianza de los huesos de la pelvis y el hueso subcostal.

Cuando él reveló la conexión entre estos dos problemas, concibió este método para eliminar, de una manera rápida y fácil, el exceso de grasa alrededor de la cintura.

EL MODO DE PROCEDER:

  1. Enrolla la toalla y fíjala con un trozo de cuerda.
  2. Recuéstate en el suelo.
  3. Coloca la toalla debajo de tu espalda, al nivel del ombligo (asegúrate de que la toalla cubra un poco más que el ancho de tu espalda).
  4. Abre los pies al ancho de unos 20cm. Inclina las plantas, de manera que los pulgares se toquen.
  5. Extiende los brazos sobre la cabeza y gira las palmas hacia abajo, hasta la posición donde los dedos meñiques se toquen.

Aplica este procedimiento durante 5 minutos, 3 veces al día.

Esto es todo lo que necesitas hacer. Es posible que te parezca sencillo, pero lo cierto es que esta posición no es tan cómoda como parece.

Si por casualidad, no puedes alcanzar extender las manos, trata de llegar tan lejos como puedas, pero asegúrate de mantener los pulgares de los pies unidos.

Al principio será incómodo y algo doloroso. En caso de que no resistas el dolor, aplica el ejercicio, hasta donde puedas.

Sí eres persistente, y tu intención es alcanzar resultados positivos, practica este tratamiento todos los días.

Importante: cuando hayas terminado, no trates de levantarte de inmediato. Primero, voltéate de cualquier lado, en posición acostado. Luego, siéntate por un tiempo, solo entonces estarás listo para levantarte.

Para mayor detalle, observa detenidamente el siguiente video:

Comparte este conocimiento con tus amigos y familiares, ¡puede que estés ayudando a alguien que de verdad lo necesite!